10 consejos para dar una segunda vida a tu viejo tablet

MovilidadTabletas

Apple acaba de presentar la nueva generación de sus tablets, y tanto si tienes un iPad como si eres más de Android, cuando toca renovación también está ese momento en el que te preguntas qué hacer con el dispositivo que hasta el momento de la sustitución te ha servido para tanto. Antes de regalarlo, malvenderlo o dejarlo arrumbado en el fondo del cajón donde cualquier día cobrará vida esa maraña de cables que guardas quizá deberías leer los siguientes consejos para no terminar de jubilar a tu “viejo” tablet.

La versatilidad de una pantalla de un tamaño considerable permite que, ahora que han pasado ya unos años desde la llegada de los tablets y comienza la etapa de sustitución cada vez más generalizada, podamos darles una segunda vida útil que quizá años atrás, cuando se produjo la transición entre los viejos móviles a los actuales smartphones no habría tenido tanto sentido.

Hoy un tablet sirve para navegar por Internet, trabajar, comunicarnos, ver películas, consultar documentos… ahora que quizá estés a punto de sustituir tu actual tablet es el mejor momento para destinar el modelo a sustituir a determinados fines de manera específica. Te aconsejamos algunas:

  • Libro electrónico

¿Vas a vender tu viejo iPad por 100 €? ¿No te dan ni 50 por uno de los tablet Android que conseguiste a cambio de unos cupones con el periódico el verano pasado? No te desprendas de él, vacíalo por completo (o como mucho deja un par de aplicaciones como el navegador) y a cambio llénalo por completo de libros electrónicos. Compañero perfecto para viajes, para la casa de la playa, para el WC en esos momento en que necesitas partitura, para dejar en la mesilla y leer un rato antes de dormir…

  • Cómic

Las viñetas han llegado hace ya tiempo a los tablets (lo hicieron años atrás a los ordenadores) y quizá sea este el dispositivo perfecto para poder disfrutar de incontables páginas de tus personajes favoritos. No necesitas una gran potencia como aplicaciones más exigentes requerirían y salvo que quieras disponer de todos los tebeos jamás publicados hay espacio suficiente para meses e incluso años de lectura. En el caso de tablets con Android tienes además la opción en muchos casos de ampliar la capacidad de almacenamiento mediante tarjetas de memoria.

  • Recetario de cocina

Si eres amante de la gastronomía y te gusta elaborar tus propios platos nada como tener al alcance de la mano todas las instrucciones. Y aunque los libros de cocina suelen tener gran aceptación lo cierto es que cuando estás con las manos en la masa las páginas pueden jugar malas pasadas. Desde no poder pasarlas adecuadamente por tener los dedos manchados a ensuciarlas por esa misma razón. Nada que suponga un obstáculo con un tablet en el que si además le colocas una pantalla protectora puedes incluso eliminar ese posible perjuicio de las manchas y además ganas capacidad de maniobra con la interfaz táctil propia del dispositivo. Además con un libro nunca podrás conectarte a Internet para comprobar algún dato o disponer de algo tan sencillo como un cronómetro que te avise del tiempo de cocción. Además de cargar tus libros o recetas favoritas también puedes acceder a la Red para buscar otras o incluso instalar aplicaciones específicas sobre esta materia. Lo único que necesitarás, además de la mencionada protección para la pantalla, será un soporte (por ejemplo, los que se ofrecen para usar en los automóviles) donde fijarlo, aunque puede servir cualquier atril o en el caso de un iPad su SmartCover.

  • Segundo Monitor

Puedes colocar al lado del ordenador en casa o en el trabajo tu tablet como extensión de la pantalla del ordenador. Algo que te permitirá hacer sin necesidad de cables la aplicación Air Display, que contribuye a ampliar la superficie del monitor hacia el tablet, que colocarías en la posición que más cómoda te resulte. Esto puede servir para trabajar a pantalla completa con la pantalla del ordenador mientras en el tablet consultas algún dato como si fuese una ventana del sistema operativo en versión física, tangible, táctil e inalámbrica.

  • Tableta Táctil

Si instalas Air Display (una aplicación algo cara, pero muy útil a pesar de los 20 € que cuesta) tendrás a tu disposición otra interesante función, que es la de aprovechar la capacidad táctil del tablet para emplearlo como touchpad o incluso como tableta táctil. Air Display no limita a sólo uno esta posibilidad por lo que si tienes más de un tablet la imaginación y tus necesidades serían el límite.

  • Centro Multimedia

Con la cantidad de películas, documentales, series de televisión… disponibles online (por no hablar de lo que te habrás bajado de Internet, piratilla) puedes almacenar en el tablet todo eso y emplearlo no tanto para visionar dichos contenidos desde el mismo sino para compartirlos con alguien más a través de un televisor gracias a las diversas opciones disponibles, tanto inalámbricas como “alámbricas”.

  • Entretenimiento sobre ruedas

Evolución de este uso sería también el de colocar un soporte adecuado en el automóvil y permitir que en los largos viajes los más pequeños puedan continuar disfrutando de sus películas y series de dibujos animados favoritos.

  • Tu primer tablet Chispas

Como en aquel anuncio ochentero, siempre hay una primera ocasión para todo y también los más pequeños de la casa en algún momento tienen que acceder a las nuevas tecnologías, así que nada mejor como un tablet que acaba de ser jubilado para que lo “hereden” y, siendo un dispositivo para su uso exclusivo, no corremos el riesgo de que nos borren la aplicación que no deben, se suscriban al servicio que no deben y sobre todo accedan a esos documentos que debemos terminar para mañana y los hagan desaparecer.

  • Monitor de seguridad

Tan sencillo como conectarte desde otro dispositivo (móvil, tablet, ordenador…) y bien desde el salón para vigilar el sueño del pequeño de la casa o bien desde la otra punta del mundo para poder tener vigilada tu casa y verificar que los amigos de lo ajeno no te han cursado visita, aprovechemos que disponemos de un un dispositivo con su propia cámara y capacidad para conectarse inalámbricamente a Internet.

  • Marco digital

Es quizá uno de los que primero se ocurren, habida cuenta de que los primeros marcos digitales de fotografías eran básicamente un tablet en apariencia, aunque infinitamente más limitados. Siempre nos quedará la posibilidad de subir el brillo a tope y programar el pase de diapositivas por la colección de nuestras fotos favoritas y colocar el tablet en el lugar donde más pueda lucirse como elemento decorativo.

vINQulo

Gizmodo

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor