10 mitos sobre la nube que hay que cuestionarse

Cloud

Se habla y se habla del cloud computing. De sus ventajas, de las oportunidades que ofrece a las empresas, del cambio que propugna… Pero, ¿es todo cierto?

Desde la consultora Gartner han querido subrayar el peligro que supone mitificar a la nube y han apuntado los 10 mitos que rodean a esta tecnología, con el objetivo de evitar todo tipo de malentendidos. Son estos:

Mito 1: La nube es sinónimo de ahorro. Aunque los costes están disminuyendo, sobre todo en el entorno de infraestructura como servicio (IaaS), no sucede en todos los segmentos (por ejemplo, en el mercado de software como servicio (SaaS). Suponer que con la nube se ahorra dinero no debe darse por sentado, además de que “arrincona” sus otros beneficios.

cloudcomputing (2)Mito 2: Debe estar en la nube para ser bueno.  Hay una especie de mantra equivocado sobre que algo no puede ser “bueno” a menos que no esté en la nube. De esta manera, las organizaciones de TI han empezado a asociar más y más cosas a la nube como parte de sus esfuerzos por obtener financiación y satisfacer las no del todo claras demandas y estrategias de las infraestructuras cloud.

Mito 3: La nube debe ser usada para todo. Es una creencia extendida que por sus características es aplicable o conveniente para todo. No obstante, no todas las aplicaciones y cargas de trabajo se benefician del cloud. Por ejemplo, a menos que haya un ahorro de costes evidente, no es muy sensato trasladar a la nube una aplicación heredada que no va a sufrir ningún cambio.

Mito 4: Es una estrategia cloud porque lo dice el presidente. Muchas empresas declaran que no tienen una estrategia cloud definida, sino que van haciendo lo que les manda su CEO. Eso no es válido. Una estrategia en la nube comienza por identificar los objetivos de negocio y señalar los posibles beneficios que puede aportar esta tecnología, al mismo tiempo que se intentan mitigar los inconvenientes. La nube es un medio para lograr un fin, por eso hay que tener muy claro cuál es este.

Mito 5: Necesitamos una estrategia en la nube o un proveedor. Hay que tener en cuenta que no es algo estandarizado. Los servicios en la nube son amplios y abarcan múltiples niveles (IaaS, SaaS), modelos, alcance (interno, externo) o aplicaciones. Por eso, la estrategia empresarial debe basarse en los objetivos del negocio junto con los beneficios potenciales de usar este tipo de plataformas.

Mito 6: La nube es menos segura que las soluciones on-premises. Se trata más de un problema de confianza que de hechos probados. Y es que hay muchas más brechas de seguridad en centros de datos on-premise que en la nube pública.

Mito 7: La nube no es para aplicaciones de misión crítica. El cloud se empieza a adoptar paso a paso y en casos específicos. Por lo tanto, no es de extrañar que en un primer momento no se utilice para sistemas de misión crítica. Sin embargo, muchas organizaciones han evolucionado y ya utilizan la nube para cargas de trabajo de misión crítica. Además, también hay muchas empresas (no solo pequeñas startups) que nacen en la nube y ejecutan todo su negocio (claramente de misión crítica) en la nube.

Mito 8: Nube = centro de datos. En general, el outsourcing a un centro de datos, la actualización de los centros de datos y las estrategias de centros de datos no son sinónimos de la nube.

Mito 9: La migración a la nube significa que automáticamente se obtienen todas sus características. Hay que distinguir entre las aplicaciones alojadas en la nube y los servicios en la nube. Existen pasos intermedios  que también aportan algunos beneficios (no hay necesidad de comprar hardware, por ejemplo) y que pueden ser valiosos. Sin embargo, no proporcionan los mismos resultados.

Mito 10: Virtualización es igual a nube privada. No hay que olvidar que la virtualización no es la única manera de implementar la nube. No sólo no es necesaria, sino que tampoco es suficiente. Incluso si se utiliza la virtualización (y se usa bien), el resultado no es el cloud computing.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor