10 predicciones tecnológicas para 2013 (y algo más)

CloudMovilidad

Suenan los últimos compases del año y se agudizan los sentidos para predecir cuáles serán las tendencias del curso que viene en materia de tecnología.

El cloud computing, el Big Data, la movilidad y sus consecuencias como el BYOD son algunos de los fenómenos tecnológicos que más han dado que hablar durante los últimos meses en el entorno empresarial. Las organizaciones son consciente de que, para crecer, necesitan adaptarse a los nuevos tiempos y cumplir con las expectativas de sus clientes. Y muchas de ellas están respondiendo con criterio, adoptando por ejemplo funciones sociales como tiendas online, herramientas de colaboración y cuentas en redes más allá de Facebook y Twitter. Ésas son también tendencias que han caracterizado a un 2012 que está a punto de finalizar. Pero, ¿qué deparará al año entrante en materia de tecnología? ¿Cuáles son las predicciones estratégicas a tener en cuenta? Consultoras como Gartner hablan de un top 10 claro:

1. Más movilidad: Los teléfonos móviles ya han superado en unidades vendidas a los tradicionales ordenadores y, muy pronto, lo harán también en número de internautas. Esto es, el número de personas que utilizarán estos terminales como plataforma estándar de acceso a Internet, en vez de conformarse con el PC portátil o de sobremesa, sobrepasará el 50% de los usuarios totales en 2013. Y, aunque habrá que esperar un poco (concretamente un par de años más) para que ocurra lo mismo con las tabletas, el furor por lo móvil está lejos de desaparecer. Esto obliga a las empresas que todavía no se hayan apuntado al carro de la consumerización, a modernizar su estructura, soportar todo tipo de dispositivos personales e implementar medidas de seguridad apropiadas. E implica que la era post-PC de la que hablaba Steve Jobs se hará cada vez más realidad, pasando de un ecosistema dominado por los ordenadores Wintel a otro más variado, donde todos los fabricantes tendrán su trozo de tarta por el que luchar.

2. Aplicaciones en HTML5: Que el poder de lo móvil sea cada día mayor tiene otra consecuencia, la imperante necesidad de aplicaciones compatibles con los distintos modelos de teléfonos y tabletas, pero también con los distintos tipos de sistemas operativos que existen a día de hoy. Y con los que están por venir. Algunas de las alternativas de futuro como Firefox OS han decidido apostar fuerte por el desarrollo en modo web, basándose en tecnologías como CSS3 y HTML5. Es precisamente este último lenguaje el que los expertos creen que triunfará en 2013, ya que una misma aplicación escrita siguiendo sus reglas servirá para correr sin cambios sobre las distintas plataformas móviles que salen al mercado. Esto no quiere decir que vayan a destronar a las aplicaciones nativas, más sofisticadas, estables y con carrete para largo, pero podría suponer un punto de inflexión en la carrera hacia el formato universal.

3. App stores empresariales: Frente al sistema de venta de aplicaciones actual, divido entre las tiendas oficiales de fabricantes de terminales y las tiendas oficiales de los sistemas operativos móviles, en el futuro habrá un tercer almacén a tener en cuenta. Se trata de las tiendas privadas de las propias empresas y centros de trabajo, donde se acumularán aplicaciones móviles pensadas específicamente para los empleados. La previsión es que durante el próximo curso comiencen a despuntar y que en 2014 desaparezca la mitad de las herramientas optimizadas para el desarrollo de aplicaciones que existían a principios de los años 10, sobre todo porque ciertas marcas podrían recrudecer los requisitos de sus mercados y obligar a las empresas a lidiar con diversas app stores,  términos de licencia y métodos de pago. Esto repercutirá asimismo en los departamentos de TI, que tendrán que ofrecer guías y soporte a los programadores.

4. Una nube personal: Además de smartphones, tablets PC y sus cientos de aplicaciones, el año que viene seguirá en boga el tema del cloud computing. Tanto que la denominada nube personal también podría reemplazar al apaleado ordenador como centro de la vida digital de los usuarios. O, mejor dicho, podría convertirse en el lugar donde almacenar sus archivos de ocio y trabajo, desde el que acceder a sus servicios preferidos y con el que sincronizar todos los dispositivos que poseen. ¿El motivo principal? La comodidad o la posibilidad de consultar cualquier dato, en cualquier momento y desde cualquier lugar. ¿La consecuencia? El recrudecimiento de la rivalidad entre los  proveedores tecnológicos, que volcarán sus esfuerzos en ofrecer avanzadas soluciones que permitan organizar, configurar y compartir contenido entre múltiples equipos conectados.

5. Cloud computing y TI híbridos: Otra consecuencia será que los departamentos de TI en las empresas se verán abocados a desempeñar múltiples roles de coordinación. Se revalorizará el papel de los CBS internos o “cloud services brokerage”, como se les conoce en inglés, capaces de centralizar los variados servicios en la nube procedentes de distintos proveedores, clientes y socios. Su cometido será también el de aportar información de control y poner a disposición de los usuarios herramientas de interacción. A nivel corporativo significa que las organizaciones podrán construir una imagen de referencia en base a su democratización tecnológica y enfrentarse mejor a nuevos retos derivados de la creciente adopción de soluciones cloud.

[Página 2]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor