137 trabajadores, terriblemente intoxicados durante la fabricación de productos Apple

Empresas

Una de las subcontratas chinas de Apple utilizaba n-hexano, un producto altamente tóxico para acelerar la producción de pantallas táctiles.

Nuevo escándalo en las factorías chinas que elaboran los productos de Apple: según acaba de reconocer la firma en su informe interno de responsabilidad social, en la fábrica de la localidad china de Suzhou, donde la taiwanesa Witek ha establecido la línea de producción asociada a los productos de Cupertino, 137 empleados han sido intoxicados a lo largo del año por el uso de n-hexano.

El n-hexano es incoloro, fácilmente inflamable y huele a disolvente: se utiliza para elaborar algunas pinturas y para retirar etiquetas. Según han señalado los trabajadores de la factoría en una cara dirigida al CEO de Apple, Steve Jobs, y enviada también a Reuters, “es un asesino, un asesino que golpea de forma invisible”.

En el caso de los productos de Apple, el n-hexano se utilizaba en la producción de pantallas táctiles, para acelerar la producción de las mismas. El trabajo con este material, directo, fue el que envenenó a los 137 trabajadores afectados, ya recuperados según la información de Apple pero todavía dolientes según la carta enviada por los propios empleados.

Los trabajadores, que eran según la prensa china los encargados de limpiar las pantallas en cuya fabricación se empleaba el n-hexano entre el verano de 2008 y el de 2009, han sufrido atrofia muscular y daños en su sistema nervioso central a raíz del trabajo continuado con el material.

Cien de los afectados han abandonado Wintek, con una compensación de entre 12.166 y 21.291 según la prensa china, aunque los trabajadores siguen presentando síntomas de enfermedad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor