OmniJoin facilita las relaciones colaborativas

Empresas
1 1 No hay comentarios

El fabricante de impresoras Brother diversifica su oferta de servicios empresariales adentrándose en el suministro de videoconferencias web basada en una conexión fiable y propia.

Brother nació en Japón en 1908 y desde luego no empezó fabricando impresoras. En los últimos años ya del siglo XXI había comenzado a encaminar su estrategia desde los productos físicos a las soluciones digitales de impresión gestionada y gestión documental. Tras dos años de repensar el servicio que ya ofrecía en EEUU al departamento de Defensa desde el año 2000 (¡incluso debajo del mar en submarinos!) ahora presenta una nueva propuesta comercial con OmniJoin, su sistema de videoconferencia web.

Pero, ¿para qué pagar por algo que ya existe gratis en el mercado como FaceTime, Line o Periscope? Bueno, el sistema propuesto por Brother no es el habitual basado en videoconferencias punto a punto que proporcionan diversos fabricantes de hardware (Cisco, Polycom), si acaso más parecido al que facilitan Microsoft a través de Skype o Google con Hangouts. Brother de lo que se ha preocupado es de dotar de la máxima calidad de imagen y sonido a su propuesta, partiendo de que no ha renunciado a la sencillez de una solución basada en un navegador web que se puede usar desde cualquier tipo de dispositivo.

Para ello, se ocupa de proporcionar toda la infraestructura de alojamiento y soporte a través de la nube, bien cloud pública (basada en servidores como AWS en EEUU), bien cloud privada o híbrida (como la proporcionada en Europa). “Este es un aspecto cada vez más sensible, tras los escándalos de espionaje a la misma Merkel, las empresas europeas quieren asegurarse que sus datos residan en servidores europeos con las garantías de la legislación europea, por eso proporcionamos este servicio desde nuestra propia nube en Alemania”, señala Frank Reboiras, Responsable de Desarrollo de Negocio de Omnijoin.

Este aspecto ha sido incluso “sobredimensionado”, según Reboiras, pero mejor que sobre a que falte. “Whatsapp cifra ahora en origen y destino los mensajes de sus usuarios, es un aspecto relevante para los usuarios, y para OmniJoin también. Integramos los máximos estándares de encriptación como el protocolo SSL3 y clave 256-AES, igual que los que utiliza la banca online, tenemos el sello FIPS 140-2 de grado militar blindado, y el protocolo interoperable SIP h.323 que es el que usan las multinacionales para conectar oficinas entre diversos países. Esto garantiza que la transmisión de documentación confidencial como puedan ser datos médicos de una radiografía o planos sujetos a propiedad industrial quede totalmente garantizada”.

OmniJoin posee una serie de características que marcan la diferencia, la primera es su calidad full HD. Gracias al códec H.264 escalable, el sistema es capaz de medir su ancho de banda real, diferenciando si el dispositivo se trata de un teléfono móvil en la calle con 3G o un ordenador en la oficina con ADSL, y suministra la máxima resolución permitida sin llegar a saturar el canal, digamos que hasta 25 Kbps se considera estable.

La segunda característica diferenciadora es su capacidad de trabajo colaborativo, permitiendo compartir prácticamente cualquier documento alojado en el ordenador desde la misma interfaz de OmniJoin. Además, en la mayoría de los documentos s se pueden co-editar simultáneamente en tiempo real entre los diversos participantes a la reunión virtual. Las sesiones se pueden grabar, editar y guardar en MPG4 para un posterior uso. También se proporciona un espacio de almacenamiento donde alojar los documentos que se deseen compartir en cada sesión, así como los nuevos que se generen. Normalmente se guardan 90 días y después se borran.

omnijoin

“Los beneficios para el negocio son inmediatos. Las reuniones por videoconferencia permiten sacar más trabajo en menos tiempo, acabando con los tiempos muertos que suponen los traslados y proporcionando un ROI tangible en el ahorro de gastos de viajes (billetes, estancias, dietas)”, explica Carlos Hernández, director del área de Soluciones de Brother Ibérica. “Eficiencia y productividad son los dos ejes en los que se mueve OmniJoin. Cada vez está más en nuestras rutinas no descolgar el teléfono para llamar ni dejar el ordenador ni para ir a una reunión. Es una herramienta de gran utilidad para cualquier tipo de organización, y eso que somos una empresa comercial, no le quitamos el valor a la relación cara a cara”.

Comercialización de OmniJoin

Brother ha pensado en tres modelos de venta. “Por la simpleza de uso, es un producto súper horizontal muy sencillo de usar, que puede ser paquetizado en canales no especializados por resellers y mayoristas. Sin embargo, también es un producto de valor que admite venta consultiva e integración con otros servicios: auditoría de necesidades, hardware extra (pantallas gigantes, cámaras motorizadas), postventa de segundo nivel, administración… ideal para VARs, ISVs, software factories y proveedores de telecomunicaciones”, señala Hernández. “Hay una tercera vía, nuestro propio canal, que poco a poco iremos formando”.

La forma de comercializarse OmniJoin está basada en planes según el número de participantes, dispositivos concurrentes y capacidad de almacenamiento. La duración mínima del contrato es de un año, con precios escalados. La oferta básica para ocho dispositivos es de 179 euros al año, para cien usuarios 660 euros anuales. El producto funciona como un anfitrión que organiza y gestiona los asistentes a la reunión, simplemente les manda un enlace como invitación y decide los privilegios para compartir y editar documentos.

OmniJoin se adapta a cualquier necesidad, desde reuniones en puesto o en sala (desde múltiples participantes al uno a uno) hasta formaciones internas y externas, y además permite llevar la compartición del conocimiento a nuevas cotas. Los departamentos de RRHH pueden realizar entrevistas y seguimientos de candidatos, los auditores financieros pueden evitarse el desembarco anual a comprobar los libros que podrían hacer en remoto, los directivos podrían organizar consejos de administración simultáneos o participar en juntas de accionistas desde oficinas remotas, los ingenieros y gurús de la empresa organizar conferencias y webminars, los marcom hacer presentaciones virtuales a los medios, los técnicos de mantenimiento ser guiados a distancia…

Brother ha detectado tres sectores verticales donde ya hay varios ejemplos de uso. Por ejemplo, en el campo de la sanidad: teleasistencia (entre paciente y médico, entre médico y especialista), compartición de historiales, radiografías, pruebas diagosticas y segundas opiniones, teleterapias grupales, salas de espera virtuales, intervenciones quirúrgicas online… En el de la construcción y obra pública: arquitectos. Ingenieros y fuerzas técnicas de campo pueden participar en todas las fases de la gestión de proyectos, desde su concepción y cálculos hasta su implementación en cualquier parte remota del mundo, permite incorporar diseños en AutoCAD, compartir mapas, planos y circuitos. Y en el de la educación: formación MOOC, aulas virtuales, tutorías de alumnos, padres o profesores de refuerzo, academias de recuperación en verano a distancia, presentación de tesis doctorales, integración con pizarras electrónicas…

“El mercado de las videoconferencias en sala punto a punto es un mercado ya maduro. Tenemos proyecciones según algún estudio de mercado que calcula unas ventas para Europa de 400 millones de euros. Lo nuestro es un cambio de paradigma, es algo incipiente basado en la nube. Sin embargo, algo tendrá cuando los grandes players de la industria como Google o Microsoft se están posicionando en este nuevo segmento”, concluye Hernández.