Queda un año para adaptarse a la nueva norma ISO 9001:2015

Workspace

Los expertos recomiendan ponerse manos a la obra.

Las empresas españolas tienen como fecha límite diciembre de 2018 para adaptar sus sistemas de gestión de calidad a la nueva norma ISO 9001:2015.

El proceso es complejo e implica a muchos actores, por lo que los expertos recomiendan una “transición temprana”. Se estima que el cambio afecta a 60.000 empresas españolas.

La norma se publicó el 23 de septiembre de 2015 y llega con cambios importantes. El más destacado es la incorporación de la gestión del riesgo o el enfoque basado en riesgos en los Sistemas de Gestión de la Calidad.

La reestructuración, eso sí, no afecta a las exigencias de la norma en sí. La nueva estructura busca la conformidad con la composición de las nuevas directrices y líneas de actuación.

Hay cambios también en el liderazgo, que elimina la figura del representante de la dirección e implica más a la alta dirección en el sistema; una mejora en la accesibilidad a la norma y la eliminación de la obligación de elaborar un manual de calidad.

ISO 9001:2008, la norma anterior, será válida hasta 3 años después de la fecha de publicación de la nueva, por lo que a finales de 2018 todas las certificaciones en la versión anterior dejarán de ser válidas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor