3D: ¿Salvador o verdugo del cine?

Empresas

El número de pantallas 3D crece un 200% y la recaudación un 12, aunque las pequeñas salas no tienen nada claro si las tres dimensiones le están dando la última estocada.

En Europa el número de pantallas equipadas con tecnología 3D ha crecido más del 200%, la taquilla en 2009 aumentó un 12%, consiguiendo un record de recaudación. Pero los cines más pequeños ven con recelo esta revolución, ya que el coste de reconversión de las salas llega a ser prohibitivo. ¿Es entonces el 3D la salvación del cine o sólo de la industria de Hollywood?
Tras los arrolladores éxitos de películas con tecnología 3D como `Avatar´ o`Alicia en el país de las Maravillas´, la industria cinematográfica se encuentra a las puertas (si no las ha cruzado ya) de una gran revolución que puede convertirse en tabla de salvación para la maltrecha situación del séptimo arte.
 Los datos son claros, los cines de la Unión Europea han conseguido aumentar su recaudación en 2009 un 12% logrando una cifra record en plena crisis de la industria. Además, el número de salas con pantallas 3D ha crecido como la espuma, un 206, 9% en un año. 

La mitad de ese crecimiento deben agradecérselo a la “magia del 3D” que ha convencido a los espectadores no sólo de ir al cine (hábito que se estaba perdiendo), sino que además ha conseguido que paguen una diferencia en el precio, que en España puede llegar al 50% (de los 8 euros que se pagaban antes a casi 12 euros que cuesta la entrada ahora).

Costes prohibitivos

Pero esta revolución no ha sido recibido por todos con la misma alegría. Mientras que Hollywood ha descubierto en el 3D a su `gallina de los huevos de oro´, a las salas pequeñas no les salen las cuentas y temen que sus películas queden barridas de las pantallas por la oleada de superproducciones estadounidenses.

Si las salas pequeñas ya lo tenían difícil para competir con las grandes cadenas, ahora lo tienen casi imposible ya que el coste de conversión para albergar la tecnología 3D llega a ser prohibitivo.

Según el Observatorio Europeo Audiovisual, los organismos públicos están trabajando para apoyar esta transición pero aún queda por decidir el modelo de financiación a adoptar, teniendo mucho cuidado de respetar el Derecho de Competencia.

“Virtual Print Free”

El Observatorio ha publicado el estudio “Digital Cinema”, en el que se analizan los distintos modelos de financiación que han adoptado los países con el fin de encontrar una solución al problema de la conversión. Dicho informe presta especial atención al modelo “Virtual Print Free”, creado en EE.UU.
 (Tras el salto,  qué opinan los directores de Hollywood del 3D y para conocer los detalles de la próxima misión de la NASA que se rodará en tres dimensiones)


Este sistema propone que los inversores (ya sean privados o estatales) paguen por adelantado el equipo de proyección digital y después recuperen la inversión mediante pagos realizados por los exhibidores y distribuidores.
Reconvertir o rodar: ésa es la cuestión

A la polémica suscitada entre los espectadores en torno a si realmente merece la pena el plus que hay que pagar por el 3D, se han sumado las críticas de muchos directores que como el director de Avatar, James Cameron, se niegan a aceptar películas “reconvertidas” al 3D en una sala de ordenadores.

Cameron aboga por los rodajes en 3D y rechaza otro procedimiento informático, afirmando que éste “es el típico ejemplo de los estudios haciendo algo mal”.

 

Otros se resisten a aceptar la corriente 3D, como Samuel Bayer, que rechazó la idea de rodar en tres dimensiones la nueva entrega de Pesadilla en Elm Street: El Origen, según informa Europa Press. (Muchos espectadores se lo agradecerán porque Freddy Krueger debe ser aún más aterrador en 3D).

Ya en España algunos directores sí ven en la tecnología 3D una gran oportunidad para reflotar la industria. Es el caso de Jordi Llompart, el primer director europeo que ha rodado una película en 3D con actores reales. Viaje mágico a África se estrenó el pasado 7 de mayo y constituye una muestra de que no todo está perdido en el cine español.

La fiebre del 3D llega a Marte

La idea es de James Cameron, que al parecer se ha quedado fascinado con la posibilidad de rodar en 3D y está intentado persuadir a la NASA para que filmen su próxima misión a Marte en tres dimensiones.
El director de Avatar se reunió con el administrador de la agencia espacial estadounidense, Charles Bolden, y consiguió convencerle. De esta forma, la NASA se ha comprometido a invertir en la construcción de la cámara e incorporarla en su próximo viaje al planeta rojo.

Según las palabras de Cameron se trata de “una misión muy ambiciosa y muy emocionante”, además considera que “va a responder a muchas preguntas importantes acerca de la habitabilidad pasada y potencialmente futura de Marte”, según declaró a PasadenaStarNews.
Imagen cine Krynowek Eine

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor