4 preguntas que debes hacerte antes de vender tus productos por Internet

Cloud

Estar en Internet es prácticamente un requisito indispensable para hacer crecer un negocio en los tiempos que corren, pero también conlleva ciertas responsabilidades a tener en cuenta.

No somos líderes europeos en cuestiones de Internet, pero el mercado español está considerado como uno de los de mayor proyección.

Fuente-Shutterstock_Autor-Twonix Studio_comprarOs lo contábamos hace unos días. Las previsiones de eMarketer señalan que en un par de años la facturación del ecommerce en España pasará de 18.000 millones de euros anuales a 30.000 millones. Y Forrester cree que el nuestro será el país que más crecerá, al menos hasta 2017.

Para ello no sólo se requiere de internautas que compren, sino de negocios que se sumen a la moda, o más bien diríamos que necesidad, de estar en la Red.

Hay que apostar por las nuevas tecnologías pero no de cualquier manera. La empresa Spotcap nos cuenta a través de su director general Pablo Pastega cómo debería ser el razonamiento frente a esa modernización. Éstas son las cuatro preguntas que todo negocio debería formularse, y resolver, antes de lanzarse a vender online:

1. “¿Estás dispuesto a dar el salto?”. Como decíamos, estar en Internet es más una necesidad que una moda y conlleva una serie de responsabilidades. Además de cuidar la parte estética para atraer a los usuarios, es requisito indispensable blindar la seguridad, ofrecer “disponibilidad horaria”, gestionar los envíos y las devoluciones, aportar un servicio de soporte y velar por el buen funcionamiento de la tienda. Y esto requiere de tiempo, dinero y compromiso.

2. “¿Marketplace vs tienda propia o ambas?”. Una vez asumido ese compromiso, el dueño del negocio deberá decidirse entre utilizar plataformas de ecommerce que ya existen para poner en circulación sus productos y hacerlos visibles para cualquier persona, en cualquier momento y lugar, como pueden ser las webs de eBay o Amazon, o bien crear su propia tienda online con ayuda de un profesional. Cada una de ellas tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como el hecho de tener que pagar una comisión por los servicios contratados o no.

3. “Tienda online montada… ahora ¿cómo aumento las ventas?”. Lanzar la tienda online no significa que se vayan a generar ventas por sí solas. Además de pasar el trabajo de montarla también hay que esforzarse en anunciarla, promocionarla y darla a conocer. Es decir, es obligatorio trazar “un plan de marketing que contenga varios canales”, en palabras de Pastega. Estos canales son las redes sociales, las notas de prensa, la optimización SEO, los anuncios en buscadores y el denominado “marketing de afiliación”.

4. “¿Cómo financiarse y no morir en el intento?”. Como vemos, todos estos pasos conllevan un gasto extra sobre las cuentas base tradicionales que hay que tener en cuenta antes de lanzarse sin más al ecommerce. Obviamente desde Spotcap, como expertos en “créditos y actividad online”, hablan de estudiar la opción de los créditos 100% online y eso ya es una decisión personal. Otra salida sería dejarlo para más adelante. Si no puedes costear tu salida a Internet, no lo intentes, no te ates, vete con pies de plomo o sé imaginativo y busca alternativas más económicas sin renunciar demasiado a nivel de calidad. Es mejor no estar que estar mal.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor