5 consejos (diferentes y efectivos) para motivar a tus empleados

Empresas

Contar con una plantilla feliz que sienta los objetivos de la empresa como propios es fundamental para maximizar el rendimiento. Os contamos cómo poner este reto en práctica con total originalidad.

El dinero ni lo es todo para atraer a un empleado, ni tampoco es la única forma de retenerlo en plantilla. Más allá de los sueldos fijados, las pagas extra y los incentivos económicos varios e independientemente de los tiempos de crisis financiera que vivimos, existen otras formas de conectar con cada uno de los trabajadores que forman parte de la compañía, de crear un clima laboral agradable y de que, en resumidas cuentas, la gente a la que se contrata se sienta a gusto con su vida profesional y acabe asumiendo los retos corporativos como suyos propios. Y es que mantener entusiasmados a los trabajadores desde el primer día es básico para garantizar el éxito de toda empresa como entidad, porque permitirá aumentar su eficiencia y será el mejor modo de ir cumpliendo objetivos. Aunque no sólo cuando se empieza o en casos de pequeñas startups que necesitan sacar el máximo provecho de sus oportunidades, también es básico para cimentar la estrategia de las grandes organizaciones.

De hecho, las empresas más implicadas con este tema suelen poner en práctica originales técnicas de motivación de las que se pueden sacar interesantes ideas. Porque, ¿qué mejor que aprender de aquellos que ya tienen experiencia y han demostrado que preocuparse por hacer felices a los empleados funciona? En Silicon News resumimos sus trucos en forma de lista de cinco consejos:

1. El hábito no hace al trabajador. La imagen es importante para algunas personas, especialmente si de ella depende el trato con los clientes o socios. Pero lo cierto es que una presencia acorde con ciertas convenciones sociales no es sinónimo de un trabajo eficaz y bien hecho. Empresas como la especializada en vídeo Netflix no exigen acudir a la oficina enfundados con traje y corbata rigurosos, ni siquiera imponen un tipo específico de atuendo como el más apropiado ni se atreven a prohibir ciertas prendas por mucho que éstas sean pantalones vaqueros. Basta con dar lo mejor de uno mismo en la tarea asignada y, eso sí, ir vestidos. Aunque también las hay como onebestway, una agencia de diseño y marketing, que huyen de convencionalismos y han llegado a celebrar los viernes sin ropa y sin complejos para construir relaciones basadas en la confianza. Otra opción totalmente contraria que está comenzando a extenderse es la de organizar días temáticos. De hecho, la plataforma de alojamientos Airbnb es conocida por sus viernes de estilo elegante mientras que el resto de la semana acepta cualquier alternativa con la que sus empleados se sientan cómodos, sea formal o no, y por sus días a lo Mad Men o El Gran Gatsby.

2. A los empleados también se les gana por el estómago. Poner a disposición de los empleados comida y bebida gratuita es un plus al que nadie va a hacer ascos. Y si esa bebida es cerveza, mejor que mejor. Entre su lista de más de veinte ventajas pensadas para los empleados, la firma de aplicaciones de redes F5 Networks adereza las tardes de los viernes con un evento social denominado Beer Friday que promete “diversión, comida y bebida” y que tiene lugar en la sala de juegos de la propia oficina, por lo que además de charlar con los compañeros se puede liberar tensiones con una partida de futbolín o tenis de mesa. Pero no es la única. Un carrito se pasea con “deliciosos aperitivos” y “una nevera llena de cervezas” cada día a las 3 de la tarde por las instalaciones de la red Yammer, donde los trabajadores tienen catering de comidas. Y la mismísima VMware ha respetado esta tradición instaurada en compañías adquiridas, lo que es un elemento de motivación en sí mismo. La cuestión de la alimentación ha sido adoptada por todas las grandes corporaciones, desde Google a Facebook, y en algunos lugares como en las oficinas del servicio de almacenamiento cloud Dropbox, además de inventar un original Whiskey Friday, se llega a servir tanto desayuno como comida y cena, o en el caso del buscador StumbleUpon se incluyen alimentos orgánicos.

3. Si el perro es el mejor amigo del hombre, ¿por qué no hacerle un hueco? Del cada vez más presente lema de “trae tu propio dispositivo” al centro de trabajo se ha pasado al más curioso de “trae tu mascota”, también al centro de trabajo. Varias de las empresas nombradas en los dos apartados anteriores permiten llevar el perro a la oficina porque es un hábito que parece reducir el estrés, las tasas de absentismo y las enemistades, que aumenta la integración, la satisfacción y la lealtad de los empleados, y que ayuda a la comunicación, a la colaboración entre equipos y a relacionarse. Además, incita a tomarse pequeños descansos, lo que es favorable para retomar las responsabilidades con más fuerza. Esta idea es compartida por la firma digital Thrillist, el minorista online ModCloth, las desarrolladoras de software Autodesk y AnchorFree, la de servicios de TI Arc Aspicio, la de juegos Zynga, el gigante de Internet Amazon, la red social Tumblr y la plataforma de citas Zoosk, por poner algunos ejemplos adicionales E incluso existe el Take Your Dog To Work Day, que se celebra cada 21 de abril desde 1999. Por supuesto, esta tendencia puede hacerse extensible a los gatos y otros animales.

4. ¿Vacaciones? Sí, gracias. Preocuparse por orquestar un ambiente laboral agradable no será suficiente si no se programan descansos entremedias. Y no nos referimos únicamente a las paradas para comer, a los cortes en medio de la jornada o a los ratos de ocio jugando a videojuegos o practicando deportes (dos de los alicientes más repetidos de empresa a empresa) o incluso durmiendo la siesta (que ya no es solo una tradición española). Con programar descansos apuntamos directamente a los días libres y las ansiadas vacaciones. Paralelamente al hecho de contar con los tiempos preceptivos de vacaciones pagadas de los que no se pueden pedir más días de los estipulados, se está probando una nueva fórmula que consiste en delegar en los empleados para que sean ellos los que decidan cuánto van a estar fuera. Esto es, en compañías como el sitio de preguntas y respuestas Ask.com, la empresa de desarrollo Automattic, Netflix y Zynga se cambian los límites de vacaciones preestablecidos y la anotación de los periodos de descanso de cada trabajador por una práctica de responsabilidad y confianza. En la misma línea se encuentran otros incentivos como permitir trabajar desde casa (de forma habitual u ocasional), pasar tiempo en familia, ser permisivos con los cumpleaños y, por qué no, apuntar a los empleados a clases de yoga y sesiones de masaje.

5. Predica con el ejemplo No ser estrictos con la ropa, cuidar la alimentación, permitir llevar al perro a la oficina y fomentar el descanso son algunas de las ventajas que más aprecian los empleados, como también lo son otras más tradicionales pero igual de atractivas como los descuentos para personal, los bonos de transporte, los seguros médicos, las guarderías para niños y las actividades en grupo. Y es que este tipo de concesiones pueden resultar más efectivas con el tiempo que ventajas económicas “cortoplacistas” reflejadas en el salario, ya que demuestran interés por el bienestar de la gente que en realidad da vida a la compañía y hace que dichas personas se sientan valoradas. Es por eso que tampoco hay que olvidar recompensar a aquellos que se esfuercen más, bien sea con palabras de elogio, con la mención de trabajador del mes (o héroe del mes, en el caso de la zapatería online Zappos) o con un pequeño regalo que los anime a seguir superándose. Es beneficioso apostar por la autonomía, saber escuchar, ser imparcial a la hora de resolver conflictos y por último, pero no menos importante, es vital que todos los directivos se exijan a sí mismos lo mismo que a sus trabajadores y se empleen al máximo en sus cometidos para convertirse en perfectos espejos en los que reflejarse y difundir un mensaje de positivismo.

CuriosidadesInternet

Image 1 of 10

Sus primeras palabras
¿Imagináis qué fue lo primero que quedó registrado en un mensaje a través Internet? Lo que se envió no llega a palabra, sino a media palabra: LO. Y es que antes de que los investigadores que trabajaban en esta tecnología pudiesen completarla con las letras restantes, el GIN de "login", el sistema falló.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor