5 consejos para poner a tu empresa en la Red (y que te encuentren)

Empresas

Si tus clientes y tus socios no te encuentran en Internet, no existirás. Aprovecha todos los recursos online a tu disposición, aparte de crear una página propia, para mejorar en visibilidad.

Deja que te busquen. Y, sobre todo, deja que te encuentren. En estos tiempos de tecnologización absoluta en los que es posible conectarse en cualquier momento y lugar, con independencia del dispositivo que se elija para la conexión, es imprescindible volcarse en Internet. Lo básico es montar una página web propia, como ya os hemos comentado en alguna ocasión. Y lo más económico, abrir cuentas en las redes sociales más populares, en aquellas donde se reúne la gente, como Facebook y Twitter. De esto también os hemos hablado, aunque seguiremos profundizando. Incluso os hemos dado una serie de trucos con los que mejorar el posicionamiento de los sitios en buscadores del calibre de Google. Pero eso no es todo lo que puedes hacer para aprovechar las oportunidades que te brinda la Web, ni tampoco lo único que contribuirá a que los demás sepan de ti.

Hay diferentes tipos de personas interesadas en conocerte. No es lo mismo que llegue a ti un potencial cliente que una persona en busca de trabajo, por ejemplo. El público al que querrá impactar cada empresa particular también variará de un caso a otro. Lo bueno es que las nuevas tecnologías permiten personalizar mensajes para diferentes situaciones y lograr diversos objetivos, como os contamos a continuación:

1. LinkedIn for Business: Usa LinkedIn como empresa. Cuando hablamos de plataformas sociales con sabor profesional, LinkedIn destaca por encima del resto. Aquí puedes crear tu propio perfil, resumiendo tu curriculum como empresario, e ir tejiendo una agenda de contactos de valor. Pero partiendo de esta base, si ya tienes un perfil personal, también puedes crear una página para tu compañía. Sólo tienes que añadirla desde el apartado de Intereses y rellenar una serie de campos básicos como su nombre, logo, categoría, tamaño o año de fundación. A partir de ahí las posibilidades son múltiples. Puedes alimentar una red de seguidores con gente vinculada a tu negocio y compartir con ellos contenido de interés, día a día. O recurrir a actualizaciones promocionadas. La página de empresa es también una vía más para reclutar empleados en el futuro. Como explican desde LinkedIn, “una página de empresa ayuda a otros miembros a obtener más información sobre tu negocio, tu marca, tus productos y servicios y sobre oportunidades laborales”.

2. Facebook for Business: Di no a los perfiles de persona. Si quieres darte a conocer, no debes esperar a que los demás hagan el esfuerzo de encontrarte primero, sin preocuparte por donde te publicitas, a que prueben lo que tienes para ofrecerles y se formen una opinión. Lo que tienes que hacer es ir justo a los lugares en los que está la gente. LinkedIn te dará acceso a empleados e incluso a posibles socios, mientras que Facebook abre la puerta a algo más amplio. Con más de 1.000 millones de adeptos de los 3.000 millones de internautas que existen a día de hoy, su potencial es innegable. Y las búsquedas que se realizan dentro de ella están siendo perfeccionadas continuamente. No puedes descartar que, en vez de teclear tu nombre en un buscador o en la barra de navegación, la gente opte por saber de ti primero en Facebook. Pero recuerda: no crees un perfil de persona para tu empresa, como si fuese el tuyo propio. De lo contrario, los demás no podrán seguirte, sólo solicitarte amistad, y tú perderás un gran potencial estadístico. Eso por no señalar que estarías contraviniendo las reglas de Facebook, que puede borrar tu cuenta.

Además, las herramientas de marketing de Facebook Ads funcionan en conjunción con las páginas de negocios y permiten segmentar audiencias a la hora de promocionar contenidos, convocar invitados a un evento, generar tráfico para tu página web o lanzar ofertas, por ejemplo.

3. Google My Business: Aparece en Google, Google Maps y Google+. Internet permite que la información de tu negocio aparezca en muchos más lugares a la vez. Va más allá de la clásica guía de Páginas Amarillas. Y va también más allá de productos y marcas individuales, porque muchas de las empresas que operan online disponen de variados servicios de los que te puedes aprovechar. Y éstos se conectan entre sí. Una muestra obvia es la de Google My Business, que Google ha echado a andar este verano precisamente con el objetivo de dar más visibilidad, presencia e identidad pública a las empresas. “Google My Business te conecta directamente con los clientes, tanto si te buscan en la Búsqueda de Google, en Maps o en Google+”, explica la firma californiana. Se trata de una plataforma unificada que va reproduciendo cada cambio que se realiza sobre la información corporativa en Search, Maps o Google+ en los demás servicios. En ella está “todo conectado en un mismo lugar”.

Aquí la interacción juega un papel fundamental, ya que Google My Business está concebido de tal manera que los usuarios puedan dejar reseñas y recomendaciones y tú seas capaz de contestar a sus comentarios. Entre los datos que entrega se encuentran la dirección, el número de teléfono, el horario del local e imágenes.

4. Foursquare, Yelp, TripAdvisor: Busca tu sitio. Hoy en día no es extraño encontrarse con negocios que operan de forma exclusiva por Internet, con ayuda de una tienda online y un servicio de atención al cliente también virtual. Pero, ¿qué pasa si la tuya es una empresa tradicional? ¿Y si tienes tienda física? ¿Qué ocurre si regentas un restaurante, un hotel o cualquier otro espacio en el que los clientes pueden pasar un buen rato en persona? En ese caso Internet también ayuda a que más gente te visite, sepa dónde te ubicas y hable de tus servicios. Puede servir para que los que no te conozcan realicen una visita virtual por tu propuesta de negocio, te comparen con la competencia y acaben eligiéndote a ti. Es algo que se consigue mediante aplicaciones tipo Foursquare o Yelp, que clasifican empresas en base a su localización o a su actividad. Reclama tu espacio en estas páginas y rellena cuanto antes toda la información básica que te requieran. Si alguien que todavía no es cliente, pero sí usuario móvil de dichas soluciones, se encuentra cerca de tu local y ven lo que tienes que ofrecer, puede que acaben entrando. ¿Quién sabe?

Es importante que te especialices y uses plataformas vinculadas a tu sector, más allá de las más populares o generalistas. Hoteles y restaurantes tienen en TripAdvisor un fuerte aliado. ¿Tiene tu negocio algo así? Utilízalo en tu favor. Cualquier opinión positiva que puedan hacer de ti sus usuarios o cualquier forma que conozcas para provocar ser encontrado es bienvenida.

5. Startupxplore, CrunchBase, AngelList: Promociona tu startup. Y si hablamos de personalizar el lugar en el que has decidido salir para que te localice justo la gente que quieres, también hay que fijarse en el tipo de compañía que diriges. ¿Tiene solera? ¿Está recién fundada? Si acabas de crear una startup y vas a darla a conocer al mundo, la tarea de promoción te costará más que a otros rivales, porque no tienes una imagen creada todavía y porque es de esperar que los recursos económicos que manejas sean más limitados que los de ellos. Pero eso no significa que debas rendirte. Hay plataformas específicas para startups que les dan un espacio en el que morar. Una de ellas es CrunchBase, que lleva el sello de Mike Arrington y que cuenta en su haber con al menos 650.000 perfiles. Otra es AngelList, creada por los responsables de Venture Hacks y con posibilidades de encontrar inversión. Aunque si prefieres algo más cercano puedes probar con la española Startupxplore, que te permite ir mostrando los avances de tu empresa y también contactar con inversores.

Top 10 de gastos en pymes

Image 1 of 10

Ciberespionaje
Lo que más daño causa a una pyme, por lo caro que le resulta enfrentarse a ello, es el espionaje cibernético de sus operaciones. Parece que son unos 69.026 dólares, de acuerdo con estimaciones de Kaspersky Lab.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor