50 años de IBM Mainframe

Workspace

El mainframe corporativo de IBM cumple medio siglo de vida, consolidándose como el servidor favorito de bancos y negocios de todo el mundo.

Es potente, fiable y capaz de adaptarse al transcurrir del tiempo con especial maestría. Ya han pasado casi cinco décadas desde que IBM Mainframe viese la luz. Lo hizo allá por los años 60 al igual que lo hicieron la carrera espacial, el fenómeno fan de la “beatlemanía”, el movimiento hippie, las marchas pacifistas o la película de culto “2001: Una odisea del espacio” de Stanley Kubrick. Pero pese a su prolongada trayectoria esta línea de servidores corporativos del Gigante Azul sigue mostrando signos de buena salud e incorporando nuevos miembros a la familia. No se ha quedado en un invento pasajero, ni mucho menos.

System/360, el primero de su especie

IBM System/360
IBM System/360

El modelo que inició esta andadura fue el mítico System/360, el 7 de abril de 1964. En ese momento ya se anunciaba como el producto “más importante en la historia de la compañía”, en palabras del propio Thomas J. Watson Jr. El que fuera presidente de la Junta Directiva, aventuraba que su mayor productividad a menor coste supondría “el comienzo de una nueva generación, no sólo de ordenadores sino de su aplicación en los negocios, la ciencia y el gobierno”. Y tenía razón. System/360 acabó introduciendo en nuestras vidas importantes avances que a día de hoy todavía se usan.

Considerado como el ordenador más sofisticado de su época, combinaba las capacidades de la microelectrónica de forma pionera con una rapidez de funcionamiento que subía al orden de las milmillonésimas de segundo, la disponibilidad en remoto en cualquier momento, una recuperación instantánea y la posibilidad de elegir entre varias configuraciones según las necesidades del cliente. Sin ir más lejos, los procesadores centrales del mainframe System/360 traían hasta 19 combinaciones de velocidad gradual y de capacidad de memoria, yendo esta última hasta los 8 millones de caracteres de información, y admitiendo hasta 40 clases de equipos periféricos.

Se trataba, en definitiva, de la primera vez en muchos años que IBM se animaba a rediseñar la arquitectura básica de sus sistemas, alejándose de conceptos de construcción anticuados e integrando en un único sistema de gestión todas las aplicaciones para procesamiento de datos. También zanjó diferencias entre lo comercial y lo científico. Esto le sirvió para acabar aportando su granito de arena durante la aventura que emprendieron por la Luna los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin. System/360 fue el equipo encargado de procesar nada más y nada menos que la información para el alunizaje del Apollo 11 en 1969.

Números y curiosidades

La estabilidad de sus procesos lo es todo. Hablando de la Luna, se estima que si este gran ordenador que es el mainframe de IBM fuese un vehículo de carreras en vez del sistema informático que es y se pudiese mover, se desplazaría a más de 19,3 millones de kilómetros por hora. Esto pondría a cualquier persona en el satélite lunar en cuestión de dos segundos. ¿Otros números de interés? Su existencia permite a IBM sostener el cloud privado más grande del mundo sobre mainframe, lo que otorga razonamientos más acertados a 200.000 empleados con los que tomar decisiones a partir del análisis de datos que proceden de un centenar de almacenes diferentes.

Cada año, los universitarios de un millar de centros de 67 países son aleccionados para resolver problemas gracias al mainframe. Y el próximo 7 de abril se celebrará el primer Master the Mainframe World Championship de la historia con los mejores 40 estudiantes, donde seguirán poniendo a prueba sus conocimientos. Sus capacidades se han estado utilizando también para predecir comportamientos meteorológicos en la Met Office británica, para avanzar en el tratamiento de enfermedades con iniciativas tipo el Rheumatoid Arthritis Responder Challenge y para desarrollar complejos sistemas de reservas de pasajeros como es el SABRE de American Airlines, que en la actualidad procesa miles de millones de operaciones semanales.

Y, por si esto fuera poco, el rastro del mainframe se hace fuerte en un sector crítico con necesidades de protección especiales: el bancario. La seguridad es, de hecho, una de las ventajas de estos servidores porque ponen énfasis sobre las técnicas de cifrado y el control de accesos. Haciendo un repaso por los 100 bancos más importantes a nivel internacional se evidencia que 97 de ellos confían de pleno en IBM Mainframe. Y en el caso concreto de España lo hacen todos los principales nombres. Por algo el rendimiento y la capacidad de memoria de esta tecnología se han incrementando alrededor del 78.000% y hasta 786.000 veces desde su invención, respectivamente.

El futuro del mainframe

IBM System390
IBM System390

El mainframe no ha dejado de superarse durante este medio siglo de andadura. Con el salto a la década de los 70, por ejemplo, se introdujo el System/370 Model 145 con chip de 128-bit y memoria monolítica. IBM también sorprendió en los 90 con un System/390 alimentado por dieciocho modelos de procesador, parte de ellos refrigerados con aire y otros enfriados con agua. Ya más recientemente ha vuelto a dar un paso adelante con Enterprise BC12, el más actual de todos sus sistemas mainframe que tiene por objetivo ayudar en la adaptación a los nuevos tiempos. Unos nuevos tiempos que están marcados por el Big Data, el cloud computing y la movilidad.

Enterprise BC12 destaca por duplicar la memoria de su predecesor en la particular línea genealógica del mainframe, el z114, por el mismo precio y con un procesador más veloz a 4,2 GHz. Los mainframe continúan avanzando en capacidad versión tras versión. Esto es, sin contar los avances conseguidos en materia de continuidad del servicio, rendimiento final y escalabilidad general que trae aparejados este tipo de equipos. Otros beneficios de la veterana creación de IBM son la virtualización y la integridad de los datos, en consonancia con los requisitos de aquellos entornos de misión crítica que piden contar con sistemas siempre disponibles.

Ahora que se aproxima su 50º cumpleaños, IBM Mainframe no va a renunciar. Se muestra dispuesto a mantener el impulso innovador que le ha caracterizado desde su nacimiento, absorbiendo tendencias y respondiendo sin pestañear a las peticiones de los negocios modernos. Así éstos podrán resolver problemas que antes eran insalvables y postularse con eficacia en una industria cada vez más exigente. O, lo que es lo mismo, este sistema informático revolucionario quiere “hacer posible lo extraordinario y mejorar la forma en la que funciona el mundo”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor