Un 90% de hogares tiene Internet de banda ancha

Empresas

Los ordenadores de sobremesa siguen siendo los más utilizados para acceder a
Internet, en un 76% de los casos, mientras que los dispositivos móviles como
videoconsolas o PDA sólo representan un 2%.

Un 90% de los hogares españoles acceden a Internet a través de conexiones de
banda ancha y de ese porcentaje, el 76% lo hace desde un ordenador de sobremesa,
mientras que un 22% se conecta desde el portátil y tan sólo un 2% lo hace a
través de otro tipo de dispositivos como el teléfono móvil, la PDA o la
videoconsola.

Estos datos, que se incluyen dentro de un informe elaborado por
Inteco
– entidad estatal del Ministerio
de Industria, Turismo y Comercio
-, muestran otras tendencias en los hábitos
de acceso a la red de los hogares españoles, así como la seguridad y el
e-marketing.

Por un lado, el estudio concluye que la frecuencia de acceso a Internet ha
crecido en los últimos años y lo seguirá haciendo. En concreto, un 60% de los
encuestados se conecta más de cinco horas a la semana desde el hogar, y destaca
el hecho de que un 90% reconozca ser asiduo del medio interactivo desde hace al
menos dos años, frente a un 65,4% que es internauta desde hace más de cinco
años.

Entre los servicios online más utilizados se encuentra en primer lugar el
correo electrónico. En segundo lugar aparece el empleo de programas de descarga
de archivos con un 75% de usuarios.
A continuación, destaca el uso del chat, con un porcentaje del 66,6%, así como
la banca online (63,3%), los pagos por Internet que son realizados por el 26,9%,
y por último la videoconferencia (con un 19,8%).

Hábitos de seguridad

Según el comportamiento de los usuarios analizados, el informe los categoriza
en tres grupos. Por un lado se encuentran aquellos internautas denominados ”
prudentes y no solidarios”, que representan el 58% del total. Dentro de esta
tipología se incluyen los que tienen un enfoque individualista de la seguridad.

Paralelamente, existe un 33% de “prudentes y solidarios”, que además de
protegerse individualmente, comparten y ayudan en temas de seguridad.

Por último, el grupo de los “temerarios” que sólo representa un 8%, e integra
a todos aquellos que no atiende a las normas y no modifica sus hábitos a pesar
de sufrir incidencias.

El comportamiento de éstos últimos se caracteriza por abrir correos
desconocidos, desactivar las medidas de seguridad de sus ordenadores, compartir
archivos y software no verificado y pulsar enlaces sin saber quién o qué está
detrás.

Así, son los que concentran gran parte de las afecciones del sistema como una
mayor presencia de malware y los mayores casos de dispersión de las amenazas.

Por otro lado, el estudio muestra cuáles son las percepciones de los usuarios
respecto de la seguridad y e-Confianza en el uso de Internet.

En este sentido, existe un cierto efecto de retraso en la incorporación
española a la Sociedad de la Información, que se concreta en una falta de
confianza todavía muy elevada, debido al gran número de “no usuarios”, es
decir, aquéllos que no se sienten suficientemente protegidos para incorporarse o
moverse por la red.

No obstante, la gran mayoría considera que su conexión y equipo les
garantizan una navegación segura. De hecho, los análisis manifiestan que la
e-Confianza de los internautas se sitúa en torno al 76,4 puntos de media en una
escala de 0 a 100.

Condicionada por el comportamiento individual

En cuestiones de seguridad, el estudio demuestra que es el comportamiento de
los usuarios lo que más ayuda a disminuir las incidencias del código malicioso,
por encima de las máquinas y la tecnología.

En concreto, la prudencia en los hábitos de uso es uno de los factores más
importantes como protección adicional y permite diferenciar entre aquéllos que
mantienen una actitud pasiva y los que por el contrario, colaboran activamente
con sus herramientas de seguridad.

Para comprender esto es necesaria una mayor formación de los usuarios de cara
a realizar un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías.

Así, es precisamente en este aspecto, donde los internautas decidieron hacer
más hincapié, y un 72% opinó que la Administración Pública debería encargarse de
hacer de Internet un lugar seguro.

Para ello, los encuestados consideran que hay que controlar y vigilar, así
como alertar e informar a los usuarios para extender una cultura de seguridad, a
lo que suman que la Administración ha de ser más rápida en la persecución de los
delitos o prácticas abusivas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor