“El mercado de servicios de TI no está dando muestras de desaceleración ante la incertidumbre económica”

Empresas

La directora de marca y responsabilidad corporativa, Beatriz Sánchez Guitián, apunta como objetivo próximo el “convertirnos en un actor global en los principales mercados de ámbito mundial”.

Indra vive un momento especialmente bueno en materia de crecimiento, a pesar de los rumores de compra y venta de la participación de Unión Fenosa y los vaivenes del mercado bursátil.
“El momento actual no es sino el resultado del esfuerzo realizado en estos años y confiamos que esta evolución se mantenga en el futuro”, tal y como explica su directora de marca y responsabilidad corporativa, Beatriz Sánchez Guitián.
Por lo pronto, la directiva confirma que la crisis no les afecta. “El mercado de servicios de TI no está dando muestras de desaceleración ante la incertidumbre económica”.
La compañía, que ya ha conseguido asentarse en Latinoamérica y que busca una mayor globalidad, acaba de anunciar su continuidad en los índices Dow Jones de Sustainability World Index (DJSWI) y Dow Jones STOXX Sustainability Index.
– ¿Cuáles son las principales características de las líneas de trabajo de Indra que han propiciado su continuidad en estos  índices?
Para Indra los resultados del DJSI no solo nos sirven para analizar nuestra evolución año a año en materia de RC y compararla con otras compañías, sino que también nos permite identificar puntos de mejora en la gestión de la firma. Por este motivo, en la revisión del Plan Director de Responsabilidad Corporativa que realizamos cada año, incorporamos, entre otros aspectos, las conclusiones obtenidas en la evaluación de los DJSI.
De esta manera, conseguimos que el Plan contemple iniciativas responsables en aquellas áreas en las que SAM nos indica que podemos mejorar, y nos ayuda a llevar a cabo un proceso de mejora continua y cambio dentro de nuestra organización.
– ¿Qué aporta a la empresa esta presencia, tanto a nivel de imagen corporativa como en servicio al cliente?
Principalmente supone un reconocimiento a la política en materia de responsabilidad social, gobierno corporativo y desarrollo sostenible que la compañía viene desarrollando en los últimos años, y refuerza a Indra como un valor de la llamada inversión socialmente responsable.


Para nosotros también es un indicador de si la actividad de Indra se está desarrollando de forma sostenible y responsable con todos y cada unos de nuestros grupos de interés y como es nuestro posicionamiento en esta materia frente a competidores.
– ¿Consideran que sus políticas de sostenibilidad pueden ser representativas de la situación general del sector?
Cada vez existe mayor conciencia entre las empresas de la importancia de la responsabilidad corporativa para su negocio y para la sociedad en su conjunto, no sólo en el sector TI sino en general en todos los sectores. Los avances que hemos realizado en Indra en los últimos años son un reflejo de los progresos del conjunto del sector.
– Ésta no ha sido la única buena noticia para la compañía de los últimos meses. ¿Podríamos hablar por tanto de un momento dorado para Indra?
La positiva evolución de Indra es consecuencia de la fortaleza del modelo de negocio y de una creciente y decidida expansión internacional. Desde sus orígenes, Indra ha desarrollado una estrategia de creación de valor orientada a la gestión integral de las necesidades de sus clientes y basada en una oferta completa de soluciones y servicios de alto contenido tecnológico.
Esto nos ha permitido mantener un crecimiento diferencial respecto al mercado y a nuestros principales competidores, con tasas orgánicas de doble dígito tanto en ventas como en rentabilidad operativa, así como obtener diversos reconocimientos en materia de Gobierno Corporativo, relaciones con inversores, gestión de proyectos…El momento actual no es sino el resultado del esfuerzo realizado en estos años y confiamos que esta evolución se mantenga en el futuro.
– Tras el asentamiento en el mercado español, Latinoamérica se convierte en el espacio de trabajo natural de una compañía que además tiene una amplia vocación de internacionalización. ¿Cuál es el peso de este mercado en sus previsiones de futuro?
Latinoamérica es ya el segundo mercado de Indra en términos de profesionales de la compañía. Además, el potencial de crecimiento del mercado de TI de esta región supone una importante oportunidad para Indra, que ya se encuentra entre los primeros proveedores de servicios de TI en Latinoamérica.


– Además del trabajo en este mercado, ¿cuáles son las principales previsiones para el próximo ejercicio?
Nuestro principal reto, pero también nuestra principal oportunidad para los próximos años es continuar trasladando nuestro liderazgo en el mercado español a los mercados internacionales y convertirnos en un actor global en los principales mercados de ámbito mundial.
Para ello, Indra pretende continuar con su estrategia de creación de valor, con una oferta de soluciones y servicios que supone un modelo de gestión global de las necesidades del cliente, desde el diseño de una solución, pasando por su desarrollo e implantación, hasta su gestión operativa.
– En este sentido, la economía mundial empieza a dar síntomas de agotamiento y la recesión es cada vez más evidente. ¿Consideran que este contexto perjudicará al sector TI en general y a Indra en particular?
Hasta ahora, el mercado de servicios de TI no está dando muestras de desaceleración ante la incertidumbre económica. Las bases de la demanda son sólidas e incluso en un contexto de crisis económica la demanda de TI podría verse beneficiada por las iniciativas de reducciones de costes de las empresas, que impulsarían particularmente la demanda de servicios de outsourcing.
Además, consideramos que Indra cuenta con una estructura de mercados verticales equilibrada y diversificada, que combina negocios que aportan una mayor estabilidad a largo plazo con otros que tienen un elevado potencial de crecimiento y que, por lo tanto, hacen que Indra sea menos vulnerable a los ciclos económicos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor