“Es ahora cuando más se necesitan iniciativas de obra social”

Empresas

La crisis no asusta a los departamentos de RSC de las grandes compañías TIC: desinvertir no se concibe.

El mundo TIC no sólo son cifras y lanzamientos tecnológicos de última generación. Las empresas de este sector sacan a relucir su cara más humana en los programas de Responsabilidad Social Corporativa, que como muchas de ellas afirman, se conciben como parte del ADN de su estrategia empresarial a nivel global.
“La RSC no es un área aislada en las empresas, sino que debe formar parte integrante de la estrategia corporativa”, afirma Olvido Nicolás, directora del área de Responsabilidad Corporativa de Microsoft Ibérica a Silicon News.
La crisis no asusta a los departamentos de RSC de las grandes firmas. Ante la coyuntura económica perjudicial que se ha manifestado en la recta final de 2008, la directora de Microsoft en España señala tajantemente: “es ahora cuando más se necesitan iniciativas de obra social”.
La mayoría de las empresas son conscientes del complicado momento económico que se vive a nivel mundial y puede que ahora disminuya la inversión en obra social. No obstante, según la mayoría de las empresas la RSC forma parte de la estrategia global y no se concibe como una ventaja dejarla estancada.
Desinvertir en acción social no sólo no está contemplado en nuestra estrategia sino que iría en contra de nuestros principios como empresa”, añade Nicolás.
“Desde Sun seguimos manteniendo nuestras acciones sociales pese a que el panorama económico actual no sea el más favorable” declara el director de RSC de Sun Microsystems Ibérica, Pedro Montarelo, pues según sus declaraciones, el futuro de la compañía también depende de su estrategia en RSC : “para que una empresa sea competitiva en el futuro debe de contar con una estrategia que actúe a favor del entorno del que forma parte y en el que desarrolla su actividad”.
Obra social
Estos gigantes tecnológicos, como el de Redmond, no sólo tienen la capacidad de hacer avanzar su propio sector sino también la responsabilidad en el desarrollo de la Sociedad de la Información y casi la obligación de ayudar a los ciudadanos a adaptarse a la tecnología.


Actualmente, aspectos sociales tan básicos como las telecomunicaciones y la educación se realizan en gran medida a través de plataformas tecnológicas y de hecho, son dos áreas principales de las empresas del sector TIC para enfocar su acción social.
“Nuestras iniciativas en obra social persiguen reducir la brecha digital, favorecer la igualdad de oportunidades y el acceso a las nuevas tecnologías e incrementar la competitividad y los procesos educativos”, afirma Nicolás.
Sun Microsystems, por su parte, también dedica gran parte de su programa de RSC a los mismos objetivos. La compañía invierte en formación e investigación para el desarrollo de una Red Universitaria de Socios Tecnológicos destinada a ser adoptada por instituciones académicas como universidades, colegios, institutos… Así como en áreas de medio ambiente, razones humanitarias y Administración Pública.
“Queremos extender los beneficios de la Sociedad de la Información a la población y conseguir así la digitalización de la ciudadanía”, afirma el director de RSC de Sun Microsystems Ibérica, Pedro Montarelo. “Primamos aquellos proyectos en los que podemos aplicar nuestra experiencia en el sector de las tecnologías para mejorar la vida de los ciudadanos. Nuestras acciones de RSC van más allá del ámbito empresarial ya que se trata de llevar la innovación a la sociedad”, añade Montarelo.
Desde Orange España por su parte, nos confirman que aprovechan la tecnología para paliar las dificultades de comunicación en todos los sectores sociales: “aportamos nuestra experiencia como empresa especialista en tecnologías de la información para mejorar la calidad de vida de los que componen nuestra sociedad.”
La operadora líder en España en telecomunicaciones, Telefónica, por su parte, desvela que el principal foco de actuación de sus programas en RSC es la educación. “Es la fuente del desarrollo de las sociedades y el mejor método para impartirla es a través del uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación”, declaran desde la firma.
Responsabilidad humanitaria
La mayoría de los países subdesarrollados o incluso ciertos sectores sociales no tienen los recursos necesarios para adaptarse a las nuevas formas tecnológicas, como visualizan las compañías.


Llevando la tecnología a estos dos ámbitos, las grandes firmas TIC cumplen con dos objetivos: ayudar e integrar en ella a todos los grupos sociales en peligro de exclusión.
“La Fundación Orange hace especial hincapié en los colectivos con barreras de comunicación y participación”, declaran desde Orange España “Los proyectos emprendidos por la Fundación, se dedican a mejorar trastornos del espectro del autismo, discapacidad visual, discapacidad auditiva, analfabetismo, educación de las niñas en países en vías de desarrollo y música vocal”.
Un ejemplo es la acción prevista por Orange, con la ONG Recover Hospitales para África para prestar su apoyo a un proyecto de teleasistencia y formación para el Centro Hospitalario San Martín de Porrres de Yaundé (Camerún), donde sus médicos pueden contar con la ayuda de doctores españoles a través de videoconferencias.
Otro ejemplo muy innovador y original es la iniciativa emprendida por la Factoría Creativa con el proyecto Factoría Solidaria, que ofrece servicios tan útiles para las ONG como alojamiento web; diseño gráfico; imagen corporativa; impresión (offset, digital y gran formato); asesoría laboral, fiscal y contable y servicios de comunicación y prensa, entre otros de forma gratuita o a precio de coste.
Y no hay que olvidar la iniciativa de One Laptop Per Child (OLPC) realizada por Nicholas Negroponte que está llevando unos 500.000 portátiles por todo el mundo.
La compañia que consiga que se incorpore más fácil y eficientemente las nuevas tecnologías en la sociedad actual será la que dé en la diana. El potencial tecnológico puesto al servicio de las personas más necesitadas es el mejor método para lograrlo, como demuestran las líneas de trabajo hasta ahora mantenidas.
“Tenemos el deber y el compromiso de devolver toda la confianza a cientos de miles de personas que utilizan nuestros productos”, añade Nicolás.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor