“Lo que yo pago, yo lo decido”

Empresas

The Cocktail ha llevado la filosofía de Simyo al máximo exponente en el desarrollo de su web corporativa: libertad y facilidad a golpe de click.

simyo es una operadora joven, dinámica y sin ataduras, una compañía en la que el cliente tiene que ser, más que en ninguna otra y según sus propios compromisos, el rey.
“Como tú, estamos hartos de que nos intenten vender gato por liebre, que nos ofrezcan promociones maravillosas y que a fin de mes, la factura sea todo menos lo que esperábamos”, explican al consumidor en su manifiesto de lanzamiento. “simyo es la compañía de telefonía móvil que a nosotros nos hubiese gustado tener”.
Esta fuerte identidad debía transmitirse en la página web de la compañía, que se convierte en una herramienta clave para la gestión del contacto con el usuario.
“Ya no importa dónde estés ni qué hora del día sea, siempre tienes a mano todas las herramientas que necesitas para controlar, realmente, un servicio que está pensado para ti”, apunta el director de Experiencia del Usuario de The Cocktail, Joaquín Márquez Correa. “Es algo así como que por fin ‘lo que yo pago, yo lo decido'”.
The Cocktail fue la compañía seleccionada por la operadora para plasmar en el ciberespacio sus ideas. “La elegimos por ser la que más se adaptaba a nuestras necesidades”, explica el CEO de KPN en España, Jochen Doppelhammer. “Necesitábamos un desarrollo que fuera atractivo visualmente, intuitivo y con un proceso de compra sencillo”.
Además, la compañía encargada del desarrollo de la web tenía que garantizar que el producto final fuese seguro y sencillo de usar, al tiempo que se integrase sin problemas “con el resto de proveedores de simyo”.


“Queríamos hacer algo diferente a lo que había en el mercado y necesitábamos una web sencilla y segura”, concluye Doppelhammer.
Esto fue lo que les ofreció The Cocktail, que además pudo trabajar con la misma libertad que la prometida a los usuarios. “Desde el principio en simyo, nos dieron total libertad para proponer ideas y guiar el proceso de diseño”, asegura Márquez Correa. “Y eso es un lujo que no siempre tienes”.
“Vimos que había una confianza absoluta en nuestro trabajo y dedicación al usuario y decidimos aprovecharlo”, asegura.
De ahí nació una web muy intuitiva, fácil de utilizar y que permite a los consumidores realizar toda clase de gestiones, lo que hace innecesario acudir a una oficina física. Altas, cambios, facturas y hasta bajas pueden gestionarse en el portal corporativo, donde además priman los tonos naranjas del logo, estableciendo una rápida identificación corporativa.
Esto mejora el producto “ofreciendo a sus clientes lo otros competidores no pueden”, asegura Márquez Correa. “Si echamos un vistazo a las webs de la competencia, creo que no exagero si digo que no hay comparación posible”, asevera Jochen Doppelhammer.
“Creo que simyo es un buen ejemplo de cómo hacer una web clara, atractiva, completa y sencilla”, concluye el CEO de la compañía. Por el momento, KPN está muy contenta con los resultados. Su página corporativa obtiene muy buenos resultados entre los clientes y es una de las más valoradas en cuanto a calidad de la información y a funcionalidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor