“Los consumidores han dejado de comprar”

Empresas

National Semiconductor es la última fabricante de chips en anunciar malos resultados financieros, uniéndose a una larga lista de empresas electrónicas en problemas.

“Esencialmente, los consumidores han dejado de comprar”.
El CEO de National Semiconductor, Brian Holla, es realista y directo en sus valoraciones a Reuters. La compañía que preside acaba de hacer públicos sus resultados para el Q2 de 2009, el último trimestre de su contabilidad, con una clara tendencia a la baja.
La fabricante de chips afronta una caída de las ventas del 9 por ciento frente al trimestre precedente y del 15 en comparación con el Q2 de 2008; al tiempo que prevé un descenso del 30 por ciento para el tercer trimestre de 2009.
A unos meses de cumplir su primer medio siglo y tras 50 años de éxitos y lanzamientos, la compañía afronta pérdidas y asume un paro en las ventas asociado a la crisis. Aunque lo cierto es que no es la única.
Los fabricantes tradicionales de semiconductores son uno de los sectores del campo tecnológico más perjudicados por los recortes presupuestarios de consumidores y empresas. Toshiba ya ha anunciado que cerrará dos fábricas de chips, AMD ha preferido guardar la casa y ha adelantado que sufrirá la recesión en el Q4, Infineon augura un futuro difícil en el que no podrá deshacerse de Qimonda y STC Microelectronics no cumplirá las expectativas autoimpuestas.
A los malos augurios de la industria de los semiconductores se unen las perspectivas de las fabricantes electrónicos, un sector muy ligado. Sony reducirá empleos y Samsung ya ha iniciado el lamento por lo que pudo haber sido y, tras presentar unos resultados positivos por la mínima, avanzó que el futuro puede ser más gris que rosa.
“Es difícil para nosotros hacer beneficios en el Q4 en memorias”, explicó el vicepresidente de la empresa, Chu Woo-sik, com recoge Reuters. “LCD está luchando también muy duro para conseguir beneficios”.
Tiempos difíciles
La clave para estos malos resultados es, como apuntaba con sinceridad Brian Holla, el mercado. En tiempos difíciles, el consumidor elimina los productos que no son de primera necesidad y que son más prescindibles.
“En momentos en que la gente está preocupada por perder sus empleos y pagando sus hipotecas, no sorprende que la industria de electrodomésticos de consumo se vea afectada”, explica una analista de mercado de Gartner.
“Por primera vez en mucho tiempo, piensas antes de comprar el último artículo o modernizar tu teléfono”, confirma el responsable de National Semiconductor.
A pesar de esto, otras empresas ligadas al consumo no presentan estos malos resultados. Los smartphones siguen vendiéndose y los netbooks toman posiciones frente a la campaña navideña. Si bien los fabricantes de chips no tienen modo de convertir a sus productos en objetos de deseo que seduzcan a los consumidores, ¿qué frena a las fabricantes de electrónica de dar el salto hacia un nuevo mercado?
“Las condiciones probablemente estén por empeorar antes de que mejoren”, concluye un analista sobre el sector del chip. ¿Lanzará esta situación a las empresas a la disyuntiva de renovarse o morir?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor