“Tenemos ya 20.000 usuarios internos de Windows 7”

Empresas

El CIO de Microsoft, Tony Scott, explica cuáles son las prioridades de la compañía y su implicación en la crisis.

El antiguo CIO de Disney y General Motors capitanea una entidad que cuenta nada menos que 5000 personas en Microsoft, repartidas entre Redmond, en Seattle, y el resto del mundo.
Tony Scott analiza los principales retos a los que se enfrenta su compañía y las soluciones que adopta el gigante: Virtualización, green IT o el uso dentro de la casa de las soluciones open source. Cuestionado sobre el uso de Windows 7, Scott confiesa: “tenemos ya 20.000 usuarios. Están entusiasmados, muy interesados”.
-¿Cuáles son las prioridades actuales?
Avanzamos sobre la virtualización de los datacenters. Tenemos entre un 8 y un 25% de nuestros servidores ya virtualizados y prevemos un 50% para julio de este año y contamos con el proyecto de llevar la virtualización a los centros de trabajo. La virtualización es un factor importante para disminuir los costes; para nosotros, en Microsoft, también lo es, estamos a un 35% en nuestro entorno de producción y prevemos un 50% para el primero de julio.
Otra prioridad es la comunicación unificada, en tanto que plataforma global, integrando todo: la mensajería instantánea como todas las formas de mensajería. Tengo siempre mi portátil conmigo, para comunicarme con cualquiera.
-Hablando de la comunicación unificada, ¿qué es exactamente?
La voz, los emails, la mensajería instantánea, el conferencing y los intercambios de documentos durante las reuniones… Es interesante ver que se trata también de una transformación cultural. Estamos en medio del proceso.
Hay una fase de estandarización de las aplicaciones y de los usos. Ya no existe la obligación de reunirse físicamente en tête à tête para intercambiar, para llegar a conclusiones. Observe nuestra herramienta ‘round table’: incluye visualización 360º o que el sistema detecte a quien toma la palabra.
-¿Ya han establecido el impacto que tendrá en los presupuestos? ¿La reducción de costes esperada?
Sí, puedo evaluarlo: los encuentros en el exterior, la reducción o la supresión de los conmutadores telefónicos, los equipos telefónicos propietarios que también desaparecen…, se llama con el portátil, etc. Evalúo en un 60% la reducción posible en costes de telefonía. Además, Windows 7 aportará todavía funciones interesantes en este terreno: la suite de IT connection mannager.


-Por otra parte, ¿qué nos puede contar sobre la Green IT?
Por supuesto, en este punto nos mostramos sensibles. Porque MSN Live Search, por ejemplo, consume muchos de los recursos de los centros de datos, por tanto energía eléctrica. Queremos utilizar el enfriamiento por aire natural, con una ventilación mejor, con una mejor circulación del aire, etc.
Y no se trata sólo de los servidores; sería un mal modelo contentarse sólo con eso.
Pienso, por ejemplo, con el plan de puesta en marcha tras incidentes. Se piensa en un modelo siempre on, si bien, en lugar de hacer la duplicación de datos entre un sitio operativo y uno de socorro, es posible bascular de forma instantánea los servidores de prueba en servidores de producción de socorro; por ello, utilizar los recursos de uno para el otro.
-¿Utilizan soluciones open source?
No, no de manera predominante (sonríe). Las utilizamos para tests de compatibilidad y porque tenemos parte de las sociedades, lo que se inscribe en una proceso de ‘on-boarding’.
-La seguridad ¿es una preocupación? ¿Lo controlan todo?
Empujamos hacia el encriptado de datos: tenemos reglas internas, todos los datos sensibles deben estar protegidos por cifrado.
-Entonces, ¿existen restricciones en el uso de llaves USB?
No, no tenemos una estrategia general en ese punto. Nuestras soluciones son capaces de verificar que los PC o los smartphone que se conectan desde el exterior están efectivamente protegidos, gracias a una solución de inspección que llegahasta los puestos de trabajo.
-Y Windows 7… ¿Ya se ha difundido su uso de forma interna?
Sí, tenemos ya 20.000 usuarios. Están entusiasmados, muy interesados.
-¿Y Windows XP?
Sí, algunos tienen necesidad de tenerlo por razones particulares, como pueden ser los tests de compatibilidad.


-¿Cómo ve los terminales móviles? ¿Se imagina un big Zune?
¿Quiere decir una PDA o un smarphone o algo parecido con Windows embarcado? Sí.
-Como CIO global tendrá que responsabilizarse de muchas tareas poco placenteras: ¿controla si la plantilla se pasa tres cuartas partes de su tiempo en internet?
En el pasado, el CIO vigilaba las llamadas telefónicas a larga distancia. Soy lo suficientemente viejo como para recordar esa época en la que debíamos controlarlo todo. Hoy, para la productividad, la implicación de la plantilla con su trabajo, etc, no practicamos ya más ese tipo de estrategia. Los trabajadores deben sentirse responsables, saben que tienen un trabajo que hacer. Si lo hacen en menos tiempo del previsto, esperamos que vengan a pedirnos “dame algo más para hacer”. Es decir, nuestra estrategia de seguridad bloquea el acceso a algunos sites pero no pasamos el tiempo controlándolo todo.
-¿Tienen los CIO su parte de responsabilidad en la crisis?
¡Buena pregunta! Hace una decena de años, decíamos: es el CFO… Hoy, el CIO podría estar mejor situado para saber lo que pasa… La Business Intelligence (la visión ‘cubo’, etc): tenemos necesidad de estas plataformas tecnológicas.
-¿No se trata de un fallo de comunicación?
No, el problema es más bien del lado del regulador, que debería tener más información tecnológica.
-¿En esto incluiría información para visualizar los fraudes, los riesgos de bancarrota o prevenir situaciones como la crisis de las subprimes?
Sí, gracias a una estandarización. Estoy convencido de ello, se puede estandarizar todo esto.
-¿También los riesgos?
En el pasado, las fábricas tenían su propia fuente de energía. Luego llegaron los operadores utilitarios, que optimizaron después de tomar los mercados. Hoy, después de las caídas, deben existir modelos diferentes: infraestructura de energía en red, sistemas híbridos… Ahí, todavía, se puede estandarizar. Es más fiable. En el dominio financiero, podría suceder lo mismo.
Adaptado desde Silicon News Francia

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor