A fondo: Los indicios que permiten destapar un timo durante el Black Friday

eCommerceGestión de la seguridadMarketingPagos ElectrónicosSeguridadVirus
0 0 No hay comentarios

Además de los consumidores, los ciberdelincuentes intentarán aprovecharse de este gran día de las rebajas. ¿Cómo detectar su presencia?

El Black Friday está a la vuelta de la esquina. Se celebrará este mismo viernes día 25 de noviembre. Y de él hay que esperar muchas ofertas y oportunidades de negocio, pero también phishing…. mucho phishing dispuesto a convertir las ganas de ahorrarse algo de dinero de los consumidores en el mejor reclamo. “Por lo general, se debe dudar de aquellas ofertas increíbles porque en una gran cantidad de casos se suele tratar de estafas o phishing “, dice al respecto Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager en Panda Security. “Si no tenemos muy mala suerte, la estafa puede quedar en que nunca recibamos el producto o servicio que hemos comprado. Pero, si no somos tan afortunados incluso podrían desvalijar nuestra cuenta corriente o todos nuestros ahorros”.

Y es que los ciberdelincuentes tratarán de aprovecharse de una época que moverá una gran cantidad de dinero. Entre Black Friday y Cyber Monday se generarán ventas por valor de 1.267 millones de euros, de acuerdo con los datos aportados por la Asociación Española de la Economía Digital. Y eso será tan sólo en España, no a nivel mundial. Se espera que la facturación de las empresas en nuestro país durante este periodo de descuentos represente un 5,3 % de toda la que está prevista para el comercio electrónico patrio en 2016. Este año los números volverán a superar a los de cursos pasados, como viene ocurriendo temporada de rebajas prenavideñas tras temporada de rebajas prenavideña. El fenómeno es mundial y RetailMeNot.es cree que permitirá a mercados lideres como Reino Unidos o Estados Unidos alcanzar gastos de 3.217 millones y 7.567 millones de euros, respectivamente, gracias a la compras por internet.

Los ciberdelincuentes también quieren llevarse un pellizco. En las manos de internautas, comercios y miembros de la industria de la seguridad está evitarlo. ¿Cómo aprovechar las rebajas sin caer en las redes de los cibercacos? Desde Panda Security proponen abrir bien los ojos y seguir la pista de cinco claves que caracterizan a los timos. Sabiendo cómo actúan los cibercriminales, es posible mantenerse alejados de ellos.

En primer lugar, habría que desconfiar de todas las ofertas que se propagan a través de redes sociales. Y, en segundo lugar, de aquellas otras que llegan a través de WhatsApp. Lo primero se explica porque no todas las cuentas de redes sociales están asociadas con marcas reales, sino que hay quien aprovecha su popularidad para crear imitaciones plagadas de chollos durante estos días. Por ello conviene buscar sellos de confianza, como la validación de cuenta oficial o una URL que muestre el nombre completo y bien escrito sin puntos ni guiones que separan las palabras. En cuanto al WhatsApp, cuando se intercambien enlaces a sitios, conviene cerciorarse de que no se trata de anuncios trampa. Los expertos recomiendan buscar la oferta desde el navegador, sin pinchar directamente en el enlace que se ha compartido. “Si es falsa, no aparecerá en los principales resultados”, dicen.

Por otra parte, es mejor alejarse de las páginas web que no se conocen como resultado de compras anteriores. Y, en todo caso, deberían realizarse pequeñas investigaciones leyendo opiniones de otros usuarios en los foros y consultando noticias sobre la empresa en cuestión que se encuentra detrás de la oferta. Si no existe información, por ejemplo si esa organización ni siquiera tiene página de Wikipedia, es probable que se trate de una estafa en toda regla. Eso sí, Panda Security también aconseja precaución ante marcas ya conocidas porque los hackers podrían intentar usurpar su identidad para ganar la confianza de los consumidores. Por ello hay que asegurarse de que utilizan el protocolo HTTPS, los logotipos oficiales y métodos de pago en asociación con algún banco o plataformas tipo PayPal. Las transferencias como única posibilidad son sospechosas.

Por último, otra clave para huir de los timos sería actuar con cautela frente a llamadas telefónicas que proponen ofertas de calado sin que el usuario se haya preocupado siquiera de dar el primer paso. “Si la empresa que te llama no te habla de la Ley de Protección de Datos, deberías desconfiar”, determinan los especialistas, ya que ésta es una obligación a cumplir por parte de las compañías que trabajan con información personal. “Al igual que si te insisten mucho en que des tu número de tarjeta para que hagas una compra”, en ese caso también se evidencia el carácter de estafa. Una vez más, ante la duda, lo más inteligente es buscar información sobre la propuesta comercial que se está transmitiendo, en este caso vía telefónica, y valorar su validez a partir de ahí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor