A fondo: Inteligencia artificial para todos (y por parte de todos)

Innovación

Microsoft, Amazon, Google, Apple… los gigantes tecnológicos están dispuestos a transformar en realidad el sueño de las máquinas inteligentes. Quieren hacerlo ya mismo.

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido por derecho propio en una de las grandes protagonistas de la conferencia para desarrolladores Microsoft Build que estos días se celebra al otro lado del charco. En Seattle. Es una de las tendencias tecnológicas que se encuentran en la agenda de todos los analistas, que creen que las máquinas y los humanos no tienen más remedio que comenzar a entenderse. Las máquinas inteligentes destruirán puestos de trabajo, sí, pero también permitirán reconducir a los profesionales que desempeñan tareas mecánicas y rutinarias hacia empleos más creativos. También permitirán rebajar costes. Por ejemplo, los chatbots por sí solos deberían causar un ahorro anual de 8.000 millones de dólares en cuestión de un lustro. Y al aprendizaje automático se le ven aplicaciones en seguridad de datos, automoción, atención sanitaria y publicidad digital, entre otras áreas como los servicios financieros o el derecho.

A nadie debería sorprender que las previsiones de inversión en inteligencia artificial se cuenten ya por decenas de miles de millones. Ni que Microsoft esté escenificando en el Build 2017 su apuesta por esta tecnología. Más allá de lo móvil y más allá de la nube, Microsoft considera que la inteligencia artificial también es primordial. “Promete amplificar nuestras infinitas reservas de ingenio humano, para aumentar nuestras capacidades como personas y ayudarnos a ser más productivos”.

Así lo ha explicado Harry Shum, vicepresidente ejecutivo de Inteligencia Artificial y del Grupo de Investigación de Microsoft. “Hace unos años, era difícil pensar en una herramienta tecnológica de uso común que utilizase IA. En pocos años, será difícil imaginar cualquier tecnología que no aproveche el poder de IA. Gracias a la convergencia de tres fuerzas principales -mayor potencia de computación en la nube, potentes algoritmos que funcionan en redes neuronales profundas y acceso a enormes cantidades de datos- estamos finalmente en condiciones de realizar el sueño de la IA”, dice Shum. Ahí se incluye la inteligencia artificial conversacional. “Las mejoras que estamos logrando en la comprensión del habla y el lenguaje están impulsando un cambio de paradigma, pasando de un mundo en el que hemos tenido que entender a las computadoras a uno en el que las computadoras comprenden a los humanos”.

En medio de su conferencia para desarrolladores, Microsoft defiende la idea de que la inteligencia artificial tiene que llegar a todo el mundo por medio de una nueva generación de productos. No sólo a los científicos, también al resto de personas, incluyendo los desarrolladores. ¿La base? Una mezcla de innovación, de datos, con Microsoft Graph, y de potencia de computación, con la nube. Con Azure. Ésa es la propuesta de Microsoft. Este gigante tecnológico ya ha mostrado avances vinculados a Microsoft Bot Framework, Microsoft Cognitive Services y los Cognitive Services Labs, incluyendo una API para experiencias intuitivas mediante el control por gestos. Microsoft Cognitive Services ofrece prácticamente una treintena de servicios cognitivos para trabajar con capacidades personalizadas de inteligencia artificial con sólo añadir algunas líneas de código. Entre esos servicios están Bing Custom Search, Custom Vision Service, Custom Decision Service y Video Indexer. Mientras, la herramienta Microsoft Bot Framework que se lanzó el año pasado para interacciones naturales añade la oferta de Adaptive Cards para diferentes plataformas. También es posible aprovechar bots para procesos de compra.

Microsoft ha anunciado, asimismo, la preview privada de Azure Batch AI Training para entrenar redes neuronales utilizando frameworks como Microsoft Cognitive Toolkit, TensorFlow y Caffe. Y ha mostrado integraciones con ayuda de Azure Data Lake, Azure Cosmos DB o SQL Server. Ha adelantado que Dynamics 365, Office 365, Microsoft Teams, Cortana Skills, Microsoft Graph y Sentiment Analysis se combinarán este mismo año con el asistente de ventas de Tact. Y ha llevado la traducción simultánea a su popular programa de presentaciones PowerPoint. Gracias a Presentation Translator, ahora PowerPoint traducirá idiomas en tiempo real durante cualquier presentación.

Altavoces con asistentes virtuales integrados

Pero la inteligencia artificial “definitiva”, como la propia Microsoft la califica, llega con Cortana. El asistente personal de Microsoft ya lleva un tiempo en el mercado con el cometido de facilitar la vida a los usuarios, tanto a nivel personal como profesional, automatizando parte de sus labores, sugiriendo otras y mejorando a medida que aprende, día tras día. Según cálculos de Microsoft, son más de 145 millones las personas que usan Cortana, que compite con alternativas como los asistentes inteligentes de Google, Apple o Amazon, entre otros. Y que seguirá batallando con ellos no sólo en el plano virtual, también en el físico. Y es que en colaboración con Harman Kardon se ha desvelado el altavoz inteligente Invoke que se sirve precisamente de Cortana al más puro estilo Amazon Echo-Alexa. Google también tiene el suyo, de nombre Google Home. Y todo apunta a que Apple se introducirá en este terreno de la mano de Siri en junio, cuando celebre su propia conferencia de desarrolladores, la WWDC.

Microsoft lo tiene claro. El resto de la industria tecnológica también. Todos quieren comerse una parte de la tarta de los dispositivos con inteligencia artificial incorporada que convierten los sueños del pasado en realidades bien presentes. Por lo pronto, y aparte del producto de Harman Kardon con tecnología habilitada por voz, sonido en 360 grados y posibilidad de controlar la luz, reproducir música, gestionar calendarios y recordatorios, comprobar la información del tráfico, consultar noticias o realizar llamadas por Skype, Microsoft ha sellado asociaciones con HP e Intel para nuevos gadgets y plataformas que tendrán que ver con Cortana.

En Estados Unidos, país en el que se suelen marcar las tendencias tech, ya son muchas las personas que usan la asistencia por voz. La opción más extendida con más del 70 % del mercado es Amazon Echo, según eMarketer, seguida de otras como Google Home, principalmente, o los productos de Lenovo, LG, Harmon Kardon y Mattel. Todos luchan. Aunque todos, también, van a tener que escucharse. La consultora Strategy Analytics cree que “la inteligencia artificial tiene potencial para convertirse en el sistema operativo de la vida de un consumidor, funcionando en silencio en segundo plano ayudando a hacer la vida del usuario más conveniente, personalizada y enriquecida”. Pero para ello los sistemas tienen que comunicarse sin importar el fabricante. “La fragmentación”, advierte Christopher Dodge, director asociado de Strategy Analytics, “hace que los usuarios tengan que dedicar mucho tiempo a administrar diferentes dispositivos y perfiles”. Y eso no sería lo ideal. “Los consumidores se sienten frustrados al intentar recordar qué tareas puede realizar un asistente telefónico, frente a un asistente en el hogar, frente a las capacidades de reconocimiento de voz en un automóvil”, señala Dodge, “y todos requieren un lenguaje de comandos diferente”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor