A fondo: Traición y luchas de poder en el sector tech (II)

DespidosEmpresasGestión EmpresarialStart-Up
1 7 No hay comentarios

Las historias de acuerdos rotos puñaladas’ por la espalda entre empresas son habituales. El sector tecnológico no es una excepción. Repasamos algunos de estos casos.

Hace un par de semana hablábamos de las traiciones y luchas de poder personales en el seno de las empresas tecnológicas, con los ejemplos de Apple, Facebook o PayPal, entre otros. Pero también podemos hablar de traiciones B2B, ya que las compañías de este sector también se ‘apuñalan’ entre ellas con frecuencia.

Doble traición de Microsoft a IBM

A principios de los años ochente. IBM firmó un acuerdo con Microsoft para el desarrollo del sistema operativo de su IBM PC. Por aquel entonces, buena parte de las computadoras empleaban el sistema CP/M, de Digital Research, pero IBM no alcanzó un acuerdo con dicha compañía. Entonces llamó a la puerta de la empresa fundada por Bill Gates, que todavía era prácticamente insignificante. Sin embargo, supo aprovechar la situación en su beneficio, mostrando una madurez mucho mayor que la de todo un gigante como IBM.

Microsoft entonces lideraba el sector de lenguajes de programación, especialmente una versión de BASIC, pero aún no se dedicaba a los sistemas operativos. Así que decidió adquirir QDOS, diseñado por Tim Patterson, de Seattle Computer Productos, acusado de copiar en buena parte el sistema CP/M, como relata PCMag. En cualquier caso, fue el origen de lo que acabaría siendo MS-DOS.

Lo más significativo es que Microsoft logró que el ‘Big Blue’ pagara por cada licencia de su sistema operativo, a la par que podía vender MS-DOS a otros fabricantes de ordenadores. Cabe recordar que poco después comenzó el auge de los equipos clónicos del IBM PC, por lo que el software de la compañía de Gates se expandió con rapidez, instalándose en casi todos los ordenadores del mundo en la década de los ochenta.

Pero la historia no acaba ahí. En 1985, IBM encargó a Microsoft el desarrollo de OS / 2, una interfaz gráfica de usuario (GUI), sin saber que la compañía de Redmond trabajaba en su propia solución: la plataforma Windows. La empresa de Gate se sirvió de la enorme penetración de su sistema operativo en los PC de todo el mundo y aprovechó que los consumidores no veían con buenos ojos que un gigante como IBM acaparase el mercado del hardware y el software.

A principios de los noventa, cuando IBM y Microsoft cancelaron su acuerdo de desarrollo conjunto, en el mundo había 13 millones de copias de Windows, frente las apenas 600.000 de OS / 2, según reseña InfoWorld. A la par, la compañía de Redmond puso en marcha su división de aplicaciones, con su paquete Office, imponiéndose ante las soluciones que habían apostado por OS / 2, como WordPerfect o Lotus. Si IBM quería seguir compitiendo en el mercado, tendría que ‘tragar’ y contar con Windows y Office.

Lucha entre HP y Oracle por Itanium

En 2011, Oracle pasó por alto el acuerdo que tenía con HP y decidió dejar de dar soporte de software para la arquitectura Itanium, desarrollada por Intel. Aunque nunca tuvo un gran éxito en el mercado. HP utilizaba este procesador en muchos de sus servidores de alta gama y defendía que tenía un contrato con Oracle que obligaba a ésta a seguir dando soporte al chip mientras que ellos lo siguieran utilizando, como contaba The Register. Hay que tener en cuenta que las bases de datos de Oracle eran muy importantes para HP, ya que buena parte del negocio de la compañía proviene de las cargas de trabajo de empresas.

La ‘jugarreta’ de Oracle a HP acabó en los tribunales. Pero le salió mal, ya que los jueces resolvieron a favor de la traicionada. Se exigió a Oracle que siguiera desarrollando software para Itanium hasta que HP dejara de usar el procesador. Además, se obligó a pagar a la compañía 3.000 millones de dólares: 1.700 millones por la pérdida de ventas antes del juicio y otros 1.300 millones por las ventas perdidas tras éste, según The Register.

HP afirmaba que se trataba de un intento ilegal para forzar a los clientes de las plataformas Itanium a irse a las plataformas propias de Oracle. De hecho, algunas voces en el sector interpretaron que fue una maniobra para favorecer sus sistemas Sun Mycrosistems, por los que había pagado 7.400 millones de dólares, incluyendo la deuda de ésta. Además, dicha adquisición también podría considerarse otro tipo de traición. Sun siempre apostó firmemente por el software abierto, mientras que Oracle era todo un ejemplo de defensa del software propietario.

El juego entre Nintendo y Sony

Hay quienes dicen que la PlayStation Sony nació por despecho tras la traición de Nintendo. Las dos compañías niponas alcanzaron un acuerdo a finales de los años ochenta para desarrollar una videoconsola que permitía completar la exitosa Super Nintendo con un lector de CD, además de sus tradicionales cartuchos. Por aquel entonces, Sony lideraba el mercado de la electrónica de consumo y había trabajado en el desarrollo del chip de sonido la ‘Super’, pero todavía permanecía al margen del sector del videojuego.

Llegó el momento de la presentación, en el CES de 1991. Pero sólo un día después de mostrar la nueva plataforma, Nintendo anunció que rompía su acuerdo con Sony y firmaba uno nuevo con Philips, competencia directa de aquella. Aunque no se sabe con certeza, parece que Nintendo estaba descontenta con las condiciones del acuerdo con Sony, ya que ésta retenía el derecho de uso de los CD y recibía buena parte de los ingresos derivados de las licencias para el desarrollo de juegos en dicho soporte.

También había diferencias en la forma de entender el nuevo desarrollo. La firma de videojuegos lo veía como un complemento a su sistema de cartuchos, mientras que la fabricante de electrónica creía que su plataforma era una consola independiente que, además, podía usar los cartuchos de la Super Nintendo. Además, esto derivada en otro punto de conflicto. Si funcionaba, Sony obtendría importantes beneficios y adquiriría experiencia, posicionándose para entrar posteriormente en el mercado del videojuego. Y si no iba bien, arriesgaba poco.

El gigante de la electrónica de consumo podría haberse olvidado del tema y haber seguido por su camino, pero Ken Kutaragi, líder de Sony en el proyecto conjunto con Nintendo, se empeñó en sacar adelante su videoconsola. Tres años después, Sony lanzó Play Station, que fue un éxito rotundo, con más de 100 millones de unidades vendidas a lo largo de toda su vida en el mercado.

El ‘asesinato’ de Palm

Poco tiempo de después de presentar su sistema operativo WebOS, Palm fue adquirida por HP, que pagó alrededor de 1.200 millones de dólares por la compra. Los más fieles seguidores de Palm estaban expectantes ante los posibles desarrollos de la compañía y la aplicación de WebOS en futuros ordenadores, smartphones y tablets. Pero  se quedaron con las ganas, ya que el desenlace final fue muy distinto.

Después del lanzamiento de su tablet Touchpad, HP ‘echó el cierre’ a Palm, despidió a sus empleados y escindió la actividad de WebOS en una nueva sociedad denominada Gram, que posteriormente sería traspasada a LG, que posteriormente utilizaría el sistema operativo para hacerlo correr en sus Smart TV, como explicaba ITProPortal.

Ésta y la de la semana pasada son tan sólo una pequeña muestra de las traiciones del sector tech. Pero no son la únicas y, sobre todo, no serán las últimas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor