A la espera de Teddy

Empresas

Los medios y decenas de curiosos se agolpan frente a la puerta de la SGAE mientras la Guardia Civil permanece dentro llevando a cabo el registro que ha comenzad a las 11 de la mañana. Fotogalería

La primera noticia salía hacia las 10.30 de la mañana: La Guardia Civil había detenido a Teddy Bautista, el presidente de la Sociedad General de Autores (SGAE). La información fue tajantemente desmentida por la SGAE. “Es mentira”, alertaban. Aunque lo que no lo era, como Silicon News ha podido comprobar in situ, es que la Guardia Civil está en el lugar.

Hasta 5 patrullas de la Guardia Civil custodian los alrededores de la sede de la SGAE, en el centro de Madrid. Desde que la noticia del registro de la Guardia Civil se ha hecho pública,  se ha convertido en el blanco de los fashes y objetivos de las cámaras de los periodistas.

La puerta trasera de la Sede de la Sociedad General de Autores y Editores se mantiene custodiada por los numerosos medios de comunicación y curiosos que han querido observar lo que ocurría. También han podido escucharse algunos gritos contra la corrupción por parte de unos cuantos indignados allí presentes. Los indignados acusaban a Bautista de “corrupto” y de “chorizo”, coreando sus acusaciones de cuando en cuando.

Con dificultad, desde la calle puede observarse a miembros de la Guardia Civil en el patio interior del edificio, donde una decena de trabajadores permanece a la espera de que la operación finalice.

Su máximo representante, Teddy Bautista, aún permanece en el interior de la sede. Ninguno de los que esperan fuera lo ha visto salir y la expectación es muy elevada.   Algunos de los trabajadores ha abandonado el edificio ante la curiosa mirada de los allí fuera presentes, aunque la imagen más esperada es sin duda, el abandono de la sede de Bautista, que se convertirá en la foto del día.

Máquina de Babbage

Imagen 1 De 20

El británico Charles Babbage, todo un pionero, diseñó sobre el papel las primeras máquinas de computación automáticas (diferencial y analítica) para producir tablas matemáticas precisas, pero nunca las vio materializadas. La primera máquina totalmente funcional cobró vida más de 150 años y medio después de su concepción a través de 1.800 piezas mecánicas, 2,5 toneladas de peso y 3,3 metros de largo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor