La actualización directa, un privilegio escaso en la migración a Windows 7

Cloud

Los usuarios de Windows XP serán parte de los afectados, un problema importante para el universo corporativo, que no ha migrado aún a Vista.

La actualización directa en la migración hacia Windows 7 será un bonus para unos pocos privilegiados. Teniendo en cuenta los perfiles presentados por Microsoft sobre los tipos de usuarios de su sistema operativo y los pasos necesarios para llegar a la nueva edición de Windows, la conclusión es que sólo unos pocos afortunados podrán hacerlo de forma directa.
Un alto porcentaje de usuarios tendrá, de hecho, que realizar una instalación de cero, tras formatear el disco duro. Por ello, los consumidores tendrán que reinstalar todas sus aplicaciones y todos los parches o mejoras con las que las han implementado a lo largo del tiempo.
Entre los afectados, están aquellos que continúan utilizando Windows XP. Para ellos no habrá migración rápida, lo que puede ser un duro problema para el universo corporativo donde la antepenúltima versión del sistema de las ventas continúa más que presente.
Más información en eWEEK

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor