Firefly, el coche autónomo creado por Google, se jubila

Innovación

El prototipo de formas redondeadas con el que investigó Google, y después Waymo, será sustituido por otros vehículos como la furgoneta Chrysler Pacifica.

El coche autónomo que Google puso en circulación para diferentes pruebas en años recientes dice adiós. El prototipo de formas redondeadas, con apariencia de cápsula y conocido como Firefly se jubila.

Esto no quiere decir que Waymo, la filial que se ha hecho cargo del proyecto de coches autónomos que había iniciado la compañía de la G en su día, vaya a abandonar su sueño de los vehículos sin conductor. Todo lo contrario, lo que hará Waymo es entrar en una nueva fase más enfocada hacia el uso público en la que ya no necesitará a Firefly.

La flota de coches Firefly será sustituida por otros vehículos como la furgoneta autónoma Chrysler Pacifica en la que Waymo busca incluir la última tecnología de autoconducción. Por ejemplo, radar, LiDAR y sistemas de visión personalizados o una plataforma de computación de inteligencia artificial. Waymo ya ha adelantado que sus nuevos vehículos serán más veloces, y que no se olvidarán de la comodidad.

Mientras tanto, este mismo verano Firefly irá a parar al Centro de Ciencias de Arizona y en octubre está prevista su llegada a The Thinkery, en Austin. Además, habrá un par de coches en exhibición en el Museo de Historia de la Computación ubicado en Mountain View y en el Museo del Diseño de Londres.

“Desde el principio, Firefly fue concebido como una plataforma para experimentar y aprender, no para la producción en masa”, explica Waymo en su blog de Medium, con un post que va firmado por YooJung Ahn y Jaime Waydo, diseñador industrial principal e ingeniero jefe de sistemas respectivamente.

“Al diseñar y construir desde cero un vehículo que verdaderamente se conduce solo, pudimos romper algunos de los primeros rompecabezas de la autoconducción: dónde colocar los sensores, cómo integrar la computadora, qué controles necesitan los pasajeros en un coche que conduce a sí mismo”, relatan estos profesionales.

Ahora que la compañía ha acumulado aprendizaje y kilómetros de viajes, incluso sin controles ni respaldo humano, llega el turno para nuevos modelos.

Imagen destacada por cortesía de Waymo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor