Adiós a Microhoo! ¿Y ahora qué?

Cloud
0 0 2 comentarios

Cuando se esperaba que Microsoft llegara a un acuerdo amistoso subiendo la oferta por Yahoo!, o mediante el uso de la fuerza con una OPA hostil, desde Redmond se ha optado por lo menos previsible: renunciar a Yahoo!, lo que en principio debilita a las dos empresas y refuerza la posición de Google como líder de Internet. Aún así, no todo es lo que parece y el culebrón puede que no haya terminado.

Como os adelantábamos a pesar del aumento de la oferta en 5.000 millones de dólares adicionales o 33 dólares por acción, la dirección de Yahoo! volvió a rechazar la misma lo que provocó la renuncia de Microsoft.

La estrategia de Yahoo! por conseguir más dinero o por mantenerse como compañía independiente (que aplaude la mayoría de usuarios pensando en contar con el máximo de alternativas posibles), también tendrá su coste. El primero, el más que probable derrumbe de su cotización en bolsa lo que provocará el enfado de los frustrados accionistas que ya contaban con el importante aumento de la prima (un 70%) tras la oferta de Microsoft. El segundo convencer al mercado de que vale más que antes de la oferta de Microsoft y el tercero cumplir su plan estratégico y financiero del que muchos dudan. En esto último Google puede ayudar, pero cuidado que tampoco son una ONG.

Sin duda Yang tiene trabajo por delante para convencer a los suyos y sobre todo al mercado, que el rechazo a Microsoft ha sido lo más adecuado. Para empezar los dos principales inversores institucionales están bastante cabreados.

ymsx.jpg
Para Microsoft todo vuelve a empezar. Una lectura simple puede dejarlo como el gran perdedor porque deja escapar la segunda empresa que más ingresa por publicidad en línea, y aunque mantiene (de momento) el monopolio del software se aleja de las cifras de Google en la Red. Sin embargo los analistas le conceden nuevas oportunidades y apuestan por utilizar los 46.000 millones de dólares que ofertó por Yahoo! para adquirir otras compañías como AOL, ValueClick o MySpace que “acumuladas podrían darle una una mejor posición que con la compra de Yahoo!”.

Algunos análisis incluso le dan como el gran triunfador del supuesto fiasco, al evitar el coste de una integración que habría sido una bomba de fragmentación en Redmond. Otros artículos sin embargo apuestan por el cese de Ballmer, dando cuenta de la complejidad de la operación y de sus consecuencias.

En todo caso tampoco se descarta que Microsoft pueda volver a intentarlo y la renuncia de ahora intente un desmoronamiento de la acción de Yahoo! para adquirirla a un menor precio en el futuro.

Por su parte Google se frota las manos. La guerra entre sus rivales aumenta su dominio en las búsquedas y en los ingresos por publicidad, liderando estos sectores estratégicos que sin la compra de Yahoo! nadie puede amenazar. Microsoft no está dispuesto a permitirlo; veremos el contraataque.

vINQulos
AFP

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor