AeroMobil, el coche volador que ya rueda por las carreteras y surca el aire

Innovación
1 0 No hay comentarios

Es una de las promesas incumplidas de prácticamente toda la literatura y el cine fantástico de las últimas décadas. Hemos superado holgadamente el año 2.000 y aquí no hay rastro de los coches voladores que nos prometieron. Al menos no de forma generalizada pero el vehículo que a continuación te mostramos en acción en un vídeo ya ha pasado la fase de prototipo y es prácticamente un producto listo para comenzar a producirse y cumplir así el sueño de muchos de desplazarse en un coche volador.

Fue en 1990 cuando AeroMobil comenzó su andadura (y su voladura, podría decirse, en el sentido menos explosivo) con un primer vuelo exitoso en 1994.

Desde entonces AeroMobil ha continuado evolucionando, siendo este tercer prototipo el que ha conseguido un aspecto y resultados prácticamente definitivos y perfectamente funcionales en sus dos vertientes, como vehículo aéreo y como vehículo terrestre.

Como la mayoría de los intentos en este sentido, el conjunto final es fuertemente deudor de la parte aérea debido a obvias razones, aunque la parte terrestre no queda deslucida y como mucho queda limitada por las dos únicas plazas disponibles y por las dimensiones del vehículo resultante, que supera los seis metros de largo y dos de ancho. Para aproximarlo al máximo a los automóviles convencionales el motor de AeroMobil emplea la misma gasolina que cualquier turismo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=kzYb68qXpD0[/youtube]

Por otra parte sobre el asfalto no se trata precisamente de un estorbo al tráfico rodado puesto que es capaz de circular a más de 160 km/h y además su depósito le permite una más que estimable autonomía de casi 900 kms. En el caso de que queramos volar la velocidad máxima será de 200 km/h y su autonomía de unos 700 kms de distancia, pudiendo despegar/aterrizar en cualquier tramo de unos cientos de metros de asfalto, tierra o hierba gracias a sus alas de ángulo de ataque variable.

aeromobil

Ahora sólo resta tener un poco más de paciencia mientras la última etapa de desarrollo concluye y mientras aprovechamos el tiempo para ir ahorrando porque no parece que el día que se comercialice lo haga a un precio muy asequible.

vINQulo

AeroMobil

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor