Álex de la Iglesia: “Hablamos de lo mismo, discutimos la manera de ponerlo en marcha”

Empresas

Representantes de la industria del cine y de los internautas se dan cita para debatir alternativas a la Ley Sinde.

“En la puerta hay una nube de periodistas”. Así comenzó el twiteo en directo que los convocados a la reunión entre representantes de la industria del cine e internautas acaban de mantener en Madrid, invitados por el presidente de la Academia del Cine, Álex de la Iglesia, para debatir sobre la Ley Sinde y sus potenciales alternativas.

En total, y como señaló en uno de sus tweets Julio Alonso, el máximo responsable de Weblogs y uno de los convocados, estaban reunidos tres representantes de la industria del cine y diez de la “sociedad civil”; muchos pertrechados con telefonía inteligente y con el visto bueno para contar lo que sucedía en directo a través de las redes sociales. La prensa, que no había podido entrar a una reunión que era a puerta cerrada, y los ciudadanos en general se fueron enterando así de lo que estaba sucediendo y de los argumentos de unos y de otros.

“Buenas noticas: la reunión funciona”, ha señalado Álex de la Iglesia en uno de sus últimos tweets. “Reconocemos errores” y “se aportan ideas”.

Asistentes a la llamada Reunión Sinde||Foto El Cosmonauta

Los representantes de los internautas han defendido su postura. “El público se radicaliza porque se siente agredido”, ha acusado Julio Alonso, según el Twiter de El Cosmonauta. “Hay que cambiar esto”. Alonso ha también señalado, según la misma fuente: “tenemos el derecho a intentar ganar dinero, no a ganarlo”. Alonso también ha pedido que se replantee la ley de Propiedad Intelectual para ajustarla al nuevo contexto tecnológico, como recoge en su cuenta de Twitter Ramón Puchades.

Por su parte, Juan Carlos Tous, de Filmin, ha defendido que la red no tiene porque matar al mercado actual, sino más bien complementarlo. “Para mi los internautas son espectadores”, ha señalado. Como apuntaron durante la reunión desde el lado de los internautas, la cuestión es más que ver a la red como un enemigo utilizarla como un aliado: ahora mismo, de forma bastante paradójica, la ley impide estrenar de forma simultánea en pantalla y en la red una película.

“Todos los presentes estamos de acuerdo en que el asunto del “canon” emponzoña la discusión pública de todo esto”, señalaba en su cuenta Ramón Puchades, representante también de los internautas.

David Bravo, abogado especialista en la materia, señalaba que la Ley Sinde es una “burla” para el Estado de Derecho, al mezclar moral y justicia.

Además de problemas y teorías, durante la reunión también se han abordado potenciales cambios en modelos de negocio. “Somos los primeros en querer que esto sea rentable, pero ahora la lucha es que sobreviva”, explicaba a un internauta desde su cuenta en Twitter Álex de la Iglesia. “Por fin estamos hablando de modelos de negocio. Éste es el debate necesario”, twiteaba por su parte Nicolás Alcalá, de El Cosmonauta. “Hay puntos de consenso y eso es MUY (sic) bueno “.

“Optimismo”, aventuraba Álex de la Iglesia. “Hablamos de lo mismo, discutimos la manera de ponerlo en marcha”. A un cuarto de hora de las dos de la tarde los asistentes comentaron en Twitter que arrancaban las conclusiones, que aún no se han filtrado de forma completa, aunque sí se sabe que cada uno de los asistentes fue contando uno por uno las conclusiones que había alcanzado. Con un “aplaudo y firmo”, de la Iglesia finiquitó la reunión.

“Me gustaría creer que alguien puede confiar en que esta reunión no responde a ningún interés más que el de la Academia por unir pareceres”, había señalado de la Iglesia en uno de sus primeros tweets. Tras el fin de la reunión, alguno de los asistentes señalaba que estaba contento con lo que había dado de sí el encuentro. Ahora sólo queda esperar, como se preguntaban en Twitter muchos ciudadanos, que realmente sirva para algo.

*El seguimiento de la crónica se ha realizado a través de las cuentas de Twitter de los diferentes protagonistas de la noticia

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor