AMD retrasa la implantación de Barcelona

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas

El último microchip de la compañía ha sufrido problemas que han hecho que baje su rendimiento.

Barcelona, el último microprocesador de AMD, el máximo rival de Intel en el segmento de los procesadores de consumo, no deja de dar quebraderos de cabeza a la compañía. Su salida se fue retrasando a lo largo del año para terminar en el mes de noviembre, lo que ha dado un amplio margen a Intel para posicionarse mejor, si cabe, en el mercado.

Y parece que el margen de tiempo va a ser mayor todavía. Barcelona ha presentado un problema más, que retrasará la llegada del procesador a los usuarios finales hasta el mes de marzo. Según informa Bloomberg, el procesador ha presentado un fallo generalizo que le impide funcionar y la tecnología que lo corrige provoca que funcione más lento.

John Taylor, portavoz de AMD, afirma que los retrasos no afectan a los clientes a los que no les importe que el procesador funcione un poco más lento, aunque es difícilmente concebible que se acepte un chip que no ofrece fiabilidad.

Mientras tanto, Intel sigue pisando fuerte y canibalizando el mercado. La cuota de mercado de AMD ha caído del 24,6 por ciento del año pasado al 13,9 por ciento de este año. En el último trimestre, la compañía presentó pérdidas netas por cuarta vez consecutiva, mientras los beneficios de Intel crecían un 43 por ciento.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor