Análisis: Google y su ecosistema de telefonía móvil

EmpresasOperadoresRedes

Con Android, la compañía estadounidense pretende popularizar la navegación en la Red desde el teléfono móvil y diversificar así su estructura de negocio.

Después de una infinidad de rumores sobre la posible entrada de Google en el segmento de telefonía móvil, el primer buscador mundial de Internet nos ha sacado de dudas. Su ambición no se queda en el simple diseño de un terminal móvil o ‘smart phone’, sino que va aún más allá al pretender transformar por completo la industria de telefonía móvil.


Para ello, Google tiene una idea que, en principio, parece tan sencilla que la cuestión es por qué no se le ha ocurrido antes a otras compañías: simplificar la creación de aplicaciones y que éstas sean compatibles en múltiples modelos de teléfonos móviles o ‘smart phones’ y soportadas por las principales operadoras.
Como ya anunciaba Silicon News esta misma semana, ese ‘milagro’ de compatibilidad entre fabricantes de teléfonos móviles, desarrolladores de aplicaciones y carriersse llama Android, previsto para la segunda mitad del próximo año.

Y Android no es más que una suite de software basada en Linux (la distribución libre 2.0 de Apache) que incluye un sistema operativo, una interfaz para navegar por Internet, ‘middleware’ o software de infraestructura y diversas aplicaciones que irán aumentando con el tiempo.
La semana que viene, Google dará a conocer el primer kit de desarrollo de Android, y entonces los programadores podrán juzgar las ventajas de un modelo que, principalmente, pretende trasladar al segmento de telefonía móvil las bondades de una navegación por la Red sencilla y sin trabas.

 
Apertura como clave

Aunque aún habrá que esperar bastante tiempo para comprobar si el modelo de Google tiene éxito, el primer paso de la firma ha sido tratar de formar una comunidad abierta en la que estén presentes todos los representantes del segmento de telefonía móvil. En este sentido, la compañía de Internet ha conseguido atraer ya a lo que ha denominado comunidad ‘Open Handset Alliance’ a nada menos que a 34 participantes.
Entre ellos se incluyen operadoras, fabricantes de terminales y proveedores de chips, con nombres como Motorota, Qualcomm, Sprint Nextel, T-Mobile USA o NTT Docomo, aunque finalmente no se han sumado Verizon Wireless o AT&T. Y es que esta última operadora comercializa el iPhone de Apple en exclusiva en EEUU.
En lo que afecta al mercado europeo, resulta relevante la entrada en esta comunidad de Telefónica, Telecom Italia, o T-Mobile, aunque igual de significativa es la no inclusión de Vodafone o France Telecom. Tampoco sabemos si Nokia, Microsoft y Apple han sido invitados o simplemente no han querido sumarse a las filas de Open Handset Alliance, pero no es de extrañar por el trozo de tarta que ostentan en el segmento de telefonía móvil.


Y es que Android es, ante todo, un nuevo sistema operativo basado en Linux que compite directamente con otros ya establecidos desde hace tiempo en el mercado. Así, el sistema operativo Symbian -perteneciente a diversos accionistas como Nokia, Panasonic, Siemens, Samsung, Ericsson y Sony Ericsson-, se utiliza en los teléfonos de estos fabricantes, contando con cerca del 70 por ciento de cuota de mercado según Gartner.

A Symbian le sigue el elenco de sistemas operativos basados en Linux (con el 15 por ciento) y detrás se sitúan Windows Mobile (5 por ciento) y Research in Motion con sus Blackberry (otro 5 por ciento), sin olvidar la todavía influyente presencia de Palm OS, aunque está previsto su próximo salto a Linux.
También es posible que Google lance su propio G-Phone, como ya se le ha denominado, que entraría en competencia directa con el iPhone de Apple. O bien podría sellar una alianza más firme con la compañía de la manzana con el fin de convertirse en su navegador y buscador de preferencia.
 
‘Natural’ diversificación
La ambiciosa entrada de Google en el segmento de telefonía móvil sigue a la ‘natural’ diversificación de la firma hacia otros segmentos. Por ejemplo, la compañía ha sabido adaptar su motor de búsquedas en Internet hasta comercializar un ‘appliance’ de hardware para el segmento empresarial.
Pero el principal interés de la firma pasa por dominar el mercado de la publicidad online, librando una importante batalla frente a Microsoft y Yahoo. Así, Google se hizo con el control de DoubleClick, Microsoft respondió comprando aQuantive y Yahoo hizo lo propio con RighMedia.
Ahora la lucha se ha centrado en el control de las denominadas redes sociales: sitios de Internet que cuentan con una gran afluencia de público y donde se intercambian todo tipo de experiencias entre navegantes, como son YouTube, Facebook o MySpace.
Pues bien, parece que en Android y Open Handset Alliance habrá sitio para que todos se beneficien de la publicidad en el teléfono móvil vinculada a la navegación por la Red, aunque eso dependerá de lo atractivas que sean las nuevas aplicaciones para el usuario de telefonía móvil. Por el momento podremos contar con Google Maps, YouTube o Gmail.

Sea como fuere, ni las operadoras ni los fabricantes de teléfonos móviles han sabido, hasta la fecha, hacer atractiva la navegación en Internet desde el móvil. De los cerca de 3.000 millones de usuarios de telefonía móvil que hay en el mundo, no acceden a la Red con su terminal ni un 10 por ciento, y cuando lo hacen es de forma puntual y no por norma como sucede con los PC’s.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor