Apple, culpable de fijar con otras editoriales los precios de los ebooks

Empresas

Un tribunal federal ha condenado en Estados Unidos a la empresa de Cupertino junto con otras cinco editoriales por el delito que en España se conocería como maquinación para alterar el precio de las cosas, al ponerse de acuerdo dichas empresas acordando un precio de venta para los libros electrónicos acabando así con la libre competencia.

Además de Apple las otras editoriales que han sido encontradas culpables de acordar el precio de los ebooks anulando la competencia en el sector han sido  Hachette, Harper&Collins, MacMillan, Penguin y Simon&Schuster. La acusación se formalizó el año pasado pero el resto de editoriales llegaron a diversos acuerdos con la Justicia federal quedando únicamente los de Cupertino en el procedimiento que ahora se ha resuelto negativamente para la manzana mordida.

El veredicto explica que “se ha demostrado que los acusados conspiraron mutuamente para eliminar la competencia relativa a los precios de venta de libros electrónicos, elevando los importes, con Apple jugando un papel central al facilitar la ejecución de dicha conspiración”. De hecho se añade en la sentencia que toda esta trama no habría sido posible de no ser por la concurrencia en la misma de Apple.

Las acusadas, según el tribunal, unieron fuerzas contra Amazon, que había arrinconado al mercado con un precio estandarizado de $9,99 por libro, introduciendo un modelo que permitía a los editores fijar ellos su propio precio garantizando a Apple que podría igualar el precio más barato que fijase la competencia y estableciendo multas si los editores concedían condiciones más beneficiosas a Amazon.

Adelantándose a las negociaciones de los editores con Amazon lo que consiguió Apple fue imponer su visión, formato, agenda, coordinación y política de precios. Con ese dominio logró incrementar los precios de los libros electrónicos enun 50 % haciendo que la empresa fundada por Steve Jobs accediera a una nueva y lucrativa fuente de ingresos, cambiando la industria de la venta de ebooks en su propio beneficio pero afectando al que otros actores podrían haber obtenido de no mediar esa injerencia.

En su defensa Apple proclama que nunca han conspirado para fijar el precio de los libros electrónicos y que, de hecho, al presentar iBookstore consiguieron ofrecer a clientes y editores más opciones, innovación y posibilidades para la competencia en el sector de las que existían hasta ese momento, rompiendo además el monopolio que hasta entonces ostentaba Amazon en la industria, mérito que ciertamente hay que reconocerles.

Como resultado de este juicio cabría esperar, toda vez que las cinco editoriales llegaron a establecer acuerdos con la Justicia USA, una mayor y ma´s efectiva competencia en el sector lo que redundaría en precios más económicos para los libros electrónicos.

vINQulo

Wired

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor