Apple iPad a la venta

Movilidad
0 0 14 comentarios

Los plazos se han cumplido y hoy comienza la comercialización de la Tablet de Apple en Estados Unidos. Frente a los que “odian” cualquier producto de Apple o los que los “aman” ciegamente -unos y otros la mayoría de veces sin fundamento- llegan los primeros análisis –en general positivos- aunque con las carencias sabidas y alguna más de última hora. En todo caso y como adelantábamos ya hay un dato claro: la iPad será un nuevo dispositivo superventas firmado desde Cupertino y otro pelotazo más para la cuenta de resultados de Apple. Tras el salto, todas las claves de la iPad.

Tras su presentación en enero por Steve Jobs llega al mercado la iPad de Apple, un ordenador en formato Tablet que cuenta con una pantalla de 9,7 pulgadas tipo IPS, capacitiva y multitáctil con un teclado virtual completo. Pesa menos de 700 gramos y tiene un grosor de 1,25 centímetros.

Está motorizada por un microprocesador Apple 4 con diseño de P.A Semi, Wi-Fi 802.11n, Bluetooth 2.1 y 10 horas de batería. Tiene un conector de 30 pines, altavoz, micrófono, acelerómetro, brújula y módulo 3G adicional en algunos modelos. Con sistema operativo similar al del smartphone derivado del Mac OS X se pone a la venta con precios que van desde 499 a 829 dólares en Estados Unidos.

Una iPad que algunos consideran revolucionará el mundo de la informática significando una nueva categoría de dispositivo digital y otros simplemente desprecian al tratarse según ellos de un iPod gigante. Frente a unos y otros ya destacan las cifras de ventas, con 120.000 unidades reservadas en su primer día y las posteriores hasta 240.000 unidades alcanzando el máximo de reservas agotando el stock.

Un número que se une a las 200.000 unidades que se espera entreguen el primer fin de semana en las Apple Store, aunque será la punta del iceberg ya que los analistas no cesan en aumentar las previsiones de ventas y las últimas hablan de 8 a 10 millones de unidades en 2010. Cifras espectaculares a las que ayudará el primer lanzamiento internacional en España, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Suiza, Japón, Canadá y Australia que se producirá a finales de mes, extendiéndose al resto del mundo posteriormente.

Por lo que cuentan, Apple también está aumentando sus previsiones internas y obliga a funcionar al máximo a la impresionante maquinaria de subcontratistas asiáticos con una producción aumentada en un 50 por ciento desde febrero en Taiwán, Corea y China.

Cifras que aseguran un notable éxito de ventas y por si acaso Apple se reserva incluso rebaja de precios, y podrá hacerlo ya que como adelantamos la compañía obtendrá unos beneficios espectaculares hasta 446 dólares por cada iPad vendida del modelo más caro y traducido en márgenes, el modelo intermedio dejaría un 55,1% de su precio de venta.

Dejando a un lado cifras, las primeras impresiones de los medios estadounidenses son –en general- bastante positivas anunciando que la iPad “puede cambiar la informática portátil en profundidad, y competir con los ordenadores portátiles” decía The Wall Street Journal, “reescribe las reglas del juego” decía USA Today, “más que en lo que puede hacer está en cómo lo hace” o “rápido y ligero, tan fácil de usar que realmente entra en el marco de una nueva categoría de dispositivos electrónicos”, como decía The New York Times en su editorial.

Más en profundidad, Wired destaca que la primera impresión visual de que “sólo es un iPod Touch gigante” es engañosa, alabando uno de sus puntos fuertes, su manejo e interfaz de usuario, así como la gran velocidad de ejecución, la reproducción de video, la navegación por Internet, la lectura de libros electrónicos (bastante buena a pesar de no contar con tecnología de tinta electrónica), la gran autonomía o su posicionamiento como plataforma de videojuegos.

Como defectos, los ya conocidos aunque “ninguno de ellos suficiente para tapar sus virtudes fundamentales”, dicen desde Wired. Entre ellos, la falta de multitarea, la imposibilidad de ampliación al no contar con ranura para tarjeta de memoria, la falta del puerto USB, la batería intercambiable o el soporte Flash. Otra de las últimas restricciones además del DRM implementado en la iPad será el coste culto que supondrá las actualizaciones del sistema operativo que serán de pago.

En cuanto a contenidos –uno de los puntos clave que pocos miran- es seguro que la iPad contará con multitud de aplicaciones como ya ocurre con el iPhone/iPod touch. Entre ellas ya destaca el trabajo de Google optimizando sus aplicaciones como Gmail o Apps para la iPad que puede obligar a Microsoft hasta lanzar una Office web adaptada al dispositivo.

En resumen, sombras sí, pero muchas virtudes que compensarán a un buen número de usuarios. Desde aquí, (y aún reconociendo que nos gusta la iPad) seguir recomendando olvidar cifras de venta y análisis hasta realizar las pruebas ‘físicas’ precisas e individuales sobre el dispositivo, antes de su compra.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor