Apple llega a un acuerdo con el suministrador de cristal de zafiro que le debía 439 millones

Fabricantes de SoftwareProyectos

Apple iba a contar con su propio suministrador exclusivo de cristal de zafiro con el que dar lugar a una nueva generación de pantallas en sus dispositivos móviles pero cuando la planta de fabricación estaba ya avanzada en su construcción llegaron diversos problemas con la empresa que iba a encargarse de ese componente. Tras diversos avatares que llegaron incluso a los tribunales hoy parece haberse firmado la paz.

El suministrador de cristal de zafiro GT Advanced Technologies mantenía una deuda de 439 millones con Apple. La causa era que la empresa de Cupertino le había prestado dicha cantidad con el objetivo de poner en marcha en Nevada las instalaciones que permitiesen efectuar el tratamiento adecuado para convertir el cristal de zafiro en un elemento más de los dispositivos Apple, empezando por el sensor TouchID o la lente de las cámaras y continuando por las pantallas de iPhone, iPad, iPod touch y quien sabe si incluso ordenadores portátiles y de sobremesa.

En 2013 se firmó el acuerdo por el que GT Advanced Technologies se comprometía a convertirse en suministrador de cristal de zafiro para Apple y de hecho se rumoreó con que este material llegaría a tiempo para el iPhone 6 que se presentó en septiembre de 2014 pero como ahora todos sabemos eso nunca llegó a suceder. De hecho apenas unas semanas después de ese perentorio plazo la empresa se declaró en bancarrota.

Subsistía la deuda (por no hablar del compromiso de suministro) y Apple reclamó la devolución de ese millonario préstamo que no obtuvo los frutos esperados y la cuestión llegó a los tribunales al aducir Apple que GT había incumplido su compromiso de suministro y GT respondía que Apple modificaba continuamente los términos del contrato.

Ahora un acuerdo entre las partes ha puesto final a la controversia en términos cuyos detalles no han trascendido, aunque parece claro que Apple no va a recuperar los millones prestados. Por su parte GT espera que la semana que viene su bancarrota quede aprobada por los tribunales para así desprenderse de otros posibles requerimientos judiciales.

La gran duda rondaba sobre el destino de las instalaciones inconclusas de GT en la localidad de Mesa (Arizona) donde iba a establecerse la planta de producción de cristal de zafiro. Parece ser que Apple las va a emplear para acoger un data center.

vINQulo

The Wall Street Journal

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor