Apple publica los productos tóxicos que quedan prohibidos en el ensamblaje de sus dispositivos

Empresas

El uso del benceno y el hexano ya está retirado. Apple ha llevado a cabo una investigación sobre la utilización de productos químicos en sus 22 plantas de producción y cómo están expuestos los trabajadores.

La fabricación de equipos electrónicos, en general, no es muy ecológica.

Apple tradicionalmente ha publicado sus esfuerzos para mejorar el proceso eliminando materiales que puedan resultar tóxicos tanto para los trabajadores en la cadena de montaje de sus productos como para los usuarios finales.

Ahora, el gigante tecnológico ha dado un paso más y acaba de anunciar una lista con las especificaciones que deben cumplir los fabricantes a la hora ensamblar los dispositivos de la compañía.

A petición de las organizaciones China Labor Watch y Green America, Apple ha eliminado el uso del benceno y el hexano y ha llevado a cabo una investigación sobre cómo se utilizan los productos químicos en sus 22 fábricas de montaje y los riesgos que acarrean para los trabajadores.

Una exposición continuada al benceno puede causar cáncer, leucemia, daño cromosómico y afectar a ciertos órganos. Por su parte, el hexano origina vértigo, somnolencia y todo tipo de problemas en el sistema nervioso. Sin embargo, estos productos se utilizan en la fabricación electrónica como un agente de limpieza debido a la rapidez y facilidad con que se evaporan.

Según Associated Press, Apple ha encontrado rastros de estas sustancias en 4 de sus 22 plantas de fabricación, aunque no ha habido evidencias de que la salud de los trabajadores se haya visto afectada. No obstante, de ahora en adelante la compañía estadounidense ha afirmado que los productos químicos quedan rotundamente prohibidos “en los procesos de montaje final”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor