Apple se va de conferencia: ¿Qué esperar de WWDC 2013?

Empresas

La compañía más famosa de Cupertino celebra su tradicional conferencia de desarrolladores WWDC la próxima semana, entre el lunes 10 y el viernes 14.

Sólo quedan tres días. El próximo lunes arrancará en el Moscone West Center de San Francisco una nueva edición de la Conferencia Mundial de Desarrolladores de Apple (WWDC, por sus siglas en inglés), que reunirá durante cinco días bajo un mismo techo a un millar de ejecutivos e ingenieros que trabajan para la firma de la manzana mordida y a programadores independientes llegados de todas partes del mundo que crean aplicaciones para iPhone, iPad y también para ordenadores Mac. Y, aunque el CEO de la compañía, Tim Cook, ha proclamado la llegada de “nuevo y asombroso hardware” que hará las delicias de sus seguidores, lo más probable es que éste no llegue hasta pasado el verano. ¿Qué podemos esperar entonces de la WWDC 2013? Bastante de software y muy poco en materia de dispositivos físicos, al igual que ocurrió con la última celebración del Google I/O, ya que al fin y al cabo se trata de un evento dirigido a aquellas personas que contribuyen a mejorar el ecosistema Apple con sus programas y no al gran público.

En primer lugar, habrá nuevas versiones tanto del sistema operativo para ordenadores portátiles y de sobremesa como de la plataforma para smartphones iPhone y tabletas iPad. Ambas están garantizadas. “Nuestros desarrolladores han tenido el año más prolífico y rentable de la historia, y estamos emocionados de poder mostrarles los últimos avances en tecnologías de software y herramientas de desarrollo para ayudarles a crear nuevas e innovadoras aplicaciones”, decía Philip Schiller, vicepresidente senior de marketing mundial de Apple cuando se sacaron las entradas de la WWDC a la venta, añadiendo que “estamos deseando poner nuevas versiones de iOS y OS X en sus manos”.

OS X 10.9 y iOS 7, valores seguros

Actualmente los Mac están gobernados por la numeración 10.8.4 de OS “Mountain Lion”, cuya base (10.8) llegaba hace casi un año con 200 nuevas características debajo del brazo, como una mayor integración con la nube, sincronización entre dispositivos, la aplicación iMessage y nuevo centro de notificaciones, entre otras novedades. Su sustituto será OS X 10.9 que algunos ya han bautizado como “Cabernet” y otros llaman “Sabretooth”, pero al que todos coinciden en señalar como punto de encuentro entre el OS X más tradicional y iOS. La intención de Apple y la tarea de su responsable de ingeniería de software que controla ambos mundos, Craig Federighi, sería llevar algunos de los rasgos principales del sistema operativo móvil al de sobremesa para, eventualmente, acabar convirtiéndolo en algo así como iOS para Mac. También se apuesta por una atención especial de cara a los usuarios avanzados, con navegación por pestañas en Finder y soporte de apps a gran tamaño con varias pantallas en uso, y la llegada (¡por fin!) a OS X del asistente de voz Siri, el software de gestión de libros electrónicos iBooks y los nuevos Mapas.

Y, si se estrena plataforma, habrá cambios en las diferentes líneas de ordenadores que, con toda probabilidad, constituirán el único hardware en ver la luz a lo largo de esta conferencia. Por una parte, se esperan actualizaciones de los portátiles MacBook Pro y de los ultraligeros MacBook Air con la incorporación del procesador de cuarta generación Intel “Haswell” que viene de ser presentado en el Computex 2013 de Taipéi y promete alargar la vida de la batería hasta un 50%. Mientras el MacBook Pro de 13 pulgadas con pantalla Retina podría ponerse a dieta adelgazando unos cuantos gramos y dar el salto a cámaras Full HD de 2 megapíxeles, los MacBook Air mejorarían la calidad de sonido con un sistema de doble micrófono y la velocidad de conexión con la adopción del estándar Wi-Fi 802.11ac y, en el mejor de los casos, revisarían su resolución. Más crudo lo tiene la familia Mac Pro, que debería adoptar los procesadores “Ivy Bridge” E previstos para septiembre, y de la que habrá que ver si Apple da algún adelanto.

Eso en el terreno de los ordenadores. En el de los dispositivos móviles se da por hecha la presentación del esperadísimo iOS 7, al que han tenido que contribuir los propios desarrolladores de OS X 10.9 para asegurar su introducción en la WWDC de este año. Sus novedades serán incluso más profundas que las del software anterior, ya que dirá adiós al skeumorfismo imperante de los últimos tiempos por una interfaz de usuario minimalista total. ¿Qué significa esto? Que dejará de imitar objetos de la vida cotidiana a través de texturas pesadas y efectos en tres dimensiones para desplegar un diseño completamente plano a base de negro y blanco que dará coherencia a todos sus componentes y aplicaciones. El artífice de esta transición que rompe con las pautas del ex-jefe de iOS, Scott Forstall, y del propio Steve Jobs para acercarse más al estilo de Windows Phone es el vicepresidente senior de diseño industrial Jony Ive.

Al parecer, Ive no se ha limitado a dar pinceladas estéticas a ciertas partes del software, sino que se ha implicado en la remodelación de toda su estructura. Se habla, entre otras cosas, de la inclusión de un escáner biómetrico que aprovecharía la tecnología de AuthenTec para sistemas seguros de pago y autenticación, de la integración de las fotografías de Flickr y los vídeos de Vimeo, del soporte mejorado para el sistema cartográfico y Siri en el coche, así como de varias herramientas de utilidad para desarrolladores. Con lo que no se cuenta es con la presentación del iPhone 5 S (del iPhone 6 o de un iPhone low-cost) ni de un nuevo iPad (como, por ejemplo, un iPad Maxi de 12,9 pulgadas de tamaño de pantalla), ya que este tipo de gadgets son carne de otro tipo de eventos más exclusivos donde se convierten en las estrellas principales de la fiesta. Lo más probable es que haya que aguardar hasta la celebración de su propia conferencia de prensa.

Las sorpresas de esta edición

Tampoco está claro el lanzamiento de iWatch, el reloj inteligente de la compañía de Cupertino con el que defender su historial de innovación, aunque no se descarta de forma categórica. Otras dos novedades que están en el aire son el servicio iRadio y un puñado de retoques de importancia en iCloud, desde el aumento del espacio de almacenamiento y la reducción de precios hasta el refinamiento de la sincronización entre dispositivos, pasando por nuevas opciones de edición y creación de documentos. En el caso de la plataforma de música en streaming, competiría con Spotify, Rdio, Pandora y el recientemente anunciado Google Music All Access, y completaría la oferta de iTunes con un modelo de música bajo demanda por una módica cuota mensual, sustentado por iAd y acuerdos con los principales sellos discográficos. Es decir, si los rumores están en lo cierto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor