Apple trabaja en un centro de datos 100% verde

CloudDatacenterGreen-ITInnovaciónProyectos

Las instalaciones que la compañía ha creado para su nube iCloud serán propulsadas únicamente por una combinación de paneles solares y células de biocombustible, entre otras fuentes de energía renovable.

Apple ha sido una de las compañías tecnológicas más criticadas en los últimos informes de Greenpeace por su dependencia del carbón a la hora de alimentar sus centros de datos. Pero la firma de Cupertino asegura estar haciendo un esfuerzo notable para que sus instalaciones funcionen gracias a recursos energéticos renovables y respetuosos con el medio ambiente.

De hecho, se espera que para finales de este mismo año, el datacenter que Apple tiene en Maiden, Carolina del Norte, y que es el encargado de sostener el servicio en la nube iCloud, sea impulsado en su totalidad por una combinación de energía solar y pilas de biogás, entre otros recursos de Green IT. Además, el jefe de operaciones de Apple, Peter Oppenheimer, asegura que un futuro próximo todos sus edificios abandonarán el consumo de carbón.

Se calcula que el centro de Maiden alcanzará picos de 20 megavatios de energía cuando funcione a plena capacidad, el 60% de los cuales serán aportados mediante producción in situ. Para ello se construirán en las inmediaciones dos grandes campos de paneles solares que contarán con 100 acres (más de 400.000 metros cuadrados) cada uno y producirán un total de 84 millones de kilovatios por hora (kWh). A esto hay que añadir una instalación de celdas de combustible verde con una capacidad para producir más de 40 millones de kWh de energía.

El 40% restante “lo obtendremos por la compra directa de energía limpia y renovable generada por fuentes locales y regionales”, explica Oppenheimer.

Otros esfuerzos de eficiencia energética en el centro de datos de Carolina del Norte se refieren al uso de un sistema de almacenamiento de agua fría, que echará mano del aire exterior siempre que sea posible, la gestión más precisa de los sistemas de refrigeración ya existentes y el uso de un nuevo diseño de techos blancos capaces de proyectar la luz del sol fuera del edificio.

Por su parte la organización ecologista Greenpeace, que hace unos días organizó una protesta ante en la sede corporativa de la empresa, ha recibido con alegría el anuncio e insta a Apple a seguir esforzándose.

“Este anuncio es una señal de que Apple se está tomando en serio a sus cientos de miles de clientes que han solicitado una iCloud alimentada por energía limpia”, comenta el activista Peter Cook. “Sin embargo, todavía hay mucho más por hace y pensamos que Apple puede conseguirlo”. ¿Por ejemplo? Aportando “más detalles acerca de cómo planea cumplir con su compromiso con las energías renovables tanto en su centro de Carolina del Norte como en el de Oregon”.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor