Argentina aprueba ley para castigar los delitos informáticos

Empresas

La Cámara de Diputados sancionó una nueva normativa a través de la cual el correo electrónico se considera correspondencia y será mejor protegido.

La Cámara de Diputados argentina aprobó ayer la denominada Ley de Delitos Informáticos, que busca castigar a quienes realizan estafas digitales, violan los datos privados y comparten pornografía infantil en Internet. La nueva normativa se aprobó con 185 votos a favor y ninguno en contra.

Tal como explica Clarín, esta ley se trata en realidad de una reforma del Código Penal, con la intención de adecuarlo a “los adelantos científicos y técnicos” según mencionan los fundamentos de la sanción.

En principio, la ley amplía el concepto de documento. A partir de ahora, se considera que un documento es “toda representación de actos o hechos, con independencia del soporte utilizado para su fijación, almacenamiento, archivo o transmisión”. Por otra parte, el correo electrónico adquiere el mismo status que cualquier tipo de correspondencia, por lo que la ley penará con entre 15 días y 6 meses de prisión a quien acceda, intercepte, suprima o desvíe una comunicación que no le corresponde.

El acceso sin autorización a un sistema informático de acceso restringido también será castigado con entre 15 días y 6 meses de prisión. En el caso de que el perjuicio sea ocasionado al Estado o a un proveedor de servicios públicos, la pena será de entre un mes y un año.

Otra novedad que establece esta ley es que se introduce como delito el daño en documentos o sistemas informáticos, con un castigo de entre 15 días y un año de prisión. Por otra parte, la normativa implica la adquisición de status jurídico para la firma digital.

En cuanto al castigo a la pornografía infantil en Internet, la ley sancionará con entre 6 meses y 4 años de prisión a los responsables de “toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas” y con entre 4 meses y 2 años a quienes tengan imágenes sexuales de menores de 18 años para comercializarlas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor