Así es Google Shopping Express, la competencia de Amazon

Cloud

En Mountain View no quieren dejar escapar la posibilidad de aprovechar su casi omnipresencia para llevar mercancías a los cconsumidores, una tarea en la que Amazon lleva décadas de adelanto, pero nunca es tarde para subirse a un tren a toda marcha si lo haces desde un vagón que circula a buena velocidad.

Amazon ha logrado transformarse de tienda de libros físicos a la principal tienda de libros electrónicos, y de ahí a vender toda clase de mercancías, lo que en algunos lugares de Estados Unidos de América incluye hasta reparto de verduras frescas en el mismo día. A los de Mountain View se le empiezan a torcer las cosas cuando los usuarios buscan en Amazon y no en Google, lo que disminuye sus ingresos por publicidad.

Con Google Wallet y Google CheckOut se inició la experimentación con las compras pero la estrategia se aceleró el pasado año con Shopping Express, el servicio de Google que permite adquirir mercancías de establecimientos locales enviándolos a casa del cliente en el mismo día o al siguiente como muy tarde. Ahora se ha sabido que los planes para expandir esta iniciativa cuentan con un respaldo bastante considerable: 500 millones de dólares.

Por el momento esa cantidad se está empleando en las ciudades donde Google está implantando Shopping Express para dar a conocer la existencia del servicio así como para mantener la flota de vehículos que procederán al reparto de mercancías. El objetivo es hacerse con parte del suculento pastel de 600.000 millones de dólares del mercado de verduras y hortalizas y los 3,5 billones de dólares del mercado de anuncios digitales previstos para este año. Para ello Google debe añadir más utilidad comercial a los resultados que ofrecen sus búsquedas. En Amazon los usuarios buscan y compran. En Google… pues no tanto. O más bien, a través de Google, que no estaría consiguiendo convertirse en una pasarela donde las transacciones comerciales se lleven a cabo sino simplemente en las “páginas amarillas” donde encontrar la tienda… y esto es dinero que pasa por la puerta y termina en otro sitio. Hasta ahora.

A diferencia de lo que sucede en Amazon, en Google no tienen previsto mantener una red de enormes depósitos de mercancías sino que opta por otra estrategia diferente: gestionar la recogida de los productos en los propios comercios y su envío. De hecho puede afirmarse que Google más que un competidor podría incluso ser un aliado para Amazon.

Por el momento Google Shopping Express está disponible en Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y permite a los clientes seleccionar los productos que desean adquirir de una lista que incluye grandes superficies comerciales, desde Costco a Toys ´R Us, y un empleado de los mismos o de la propia Google, según el caso, se encargará de procesar el pedido hasta entregarlo en casa del cliente en una flotilla propia de vehículos. La entrega se lleva a cabo en el mismo día o como muy tarde al día siguiente.

La ganancia para Google por cada pedido es un porcentaje por debajo del 10 %, además de cobrar a los clientes $4,99 por cada establecimiento al que debe acudir el repartidor. Esta tarifa puede desaparecer en función de criterios promocionales como sucedió cuando Shopping Express comenzó a funcionar en Nueva York, donde no se aplicó ese sobrecoste durante los primeros seis meses. Tal y como sucede con Amazon Prime, no sería de extrañar que Google lanzase una tarifa plana anual de gastos de envío para su propio servicio. Prime cuesta $99/año e incluye envío gratis en un máximo de dos días, así como el acceso a contenidos audiovisuales exclusivos. En determinados emplazamientos de California Prime Fresh añade por $299 el reparto diario de productos perecederos de alimentación. En Google aún no han decidido un precio para un servicio similar en Shopping Express pero no sería ninguna sorpresa que este estuviera por debajo de los $100/anuales.

A diferencia de lo que sucede con Amazon, donde la propia web es la tienda, en Google apuestan por la integración de Shopping Express en las propias páginas web de los establecimientos asociados, que de momento se muestran cautelosos con esta plataforma en el caso de las tiendas de menor tamaño, mientras que las grandes cadenas han comenzado con pie firme y confianza absoluta su alianza, conscientes de la creciente importancia de ese canal de distribución que constituyen las ventas online. Y nadie mejor que Google para llegar a millones de hogares a través de Internet.

Quien está también iniciando un movimiento similar es eBay, quien ha confirmado su programa para desarrollar un servicio de este tipo que llegue a 25 ciudades de Estados Unidos a finales del presente año bajo la denominación eBay Now. La próxima lucha parece clara: la logística

vINQulo

Re/code

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor