Así te pueden engañar al comprar (o al vender) dispositivos usados

MovilidadSeguridad

Los precios demasiado bajos para ser ciertos, los pagos antes de la entrega o las tiendas online de poco fiar son tres de los peligros que pueden convertir la adquisición de un terminal de segunda mano en un gran error, tal y como advierte Kaspersky Lab.

No todo el mundo se puede permitir renovar sus dispositivos informáticos con cierta asiduidad, sobre todo si hablamos de los smartphones de gama alta a los que lo fabricantes imponen unos precios de partida de varios cientos de euros.

Pero para suplir la imposibilidad de acceder a gadgets recién salidos de fábrica con alto coste, existen los mercados de segunda mano. Hoy en día, cualquiera puede comprar un terminal en condiciones razonables a pesar de haber sido usado por otra persona antes, o incluso convertirse en vendedor del suyo propio gracias a Internet.

El caso es que el mundo online no está exento de riesgos. Los expertos de Kaspersky Lab advierten de las estafas que se pueden producir en las compras y en las ventas de equipos usados, partiendo de las técnicas de delincuencia principales.

En primer lugar, esta compañía especializada en temas de seguridad recomienda desconfiar de las gangas. Y, además, desaconseja la realización de pagos por adelantado cuando se va a adquirir algo.

También recomienda tener especial cuidado con los iPhones que proceden de China, ya que en vez de un terminal oficial de Apple podría tratarse de una falsificación conseguida a nivel de aspecto externo, pero que a la hora de la verdad funciona con software Android y no con el iOS oficial.

Y, en general, habría que extremar las precauciones con cualquier iPhone que se ofrezca, porque al ser un dispositivo popular y conocido por todos da pie a que se inventen trampas alrededor de su imagen. O incluso a que se ofrezcan iPhones robados, dispositivos bloqueados y terminales cuyos elementos identificadores no casan con aquellos que figuran en la caja en los que se entregan.

Esto no quiere decir que no existan iPhones de segunda mano legales, ni mucho menos. Desde Kaspersky hablan de las garantías que ofrecen aquellos que han sido restaurados por el propio fabricante.

A nivel de Internet, habrá que comprobar la legitimidad de las tiendas que tienen dispositivos a la venta y, en el caso de plataformas famosas, la reputación que tiene cada vendedor particular. Cuando la venta se produce cara a cara no hay que fiarse de excusas como que la batería no está cargada y por eso el dispositivo no enciende, ya que lo cierto es que podría estar estropeado y no tener solución.

Desde el punto de vista de los vendedores, también existen consejos de seguridad que se pueden seguir, como vaciar el terminal que se va a vender de toda la información personal que contenga, así como huir de pagos contrarrembolso e ingresos a cuenta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor