Así trabajan en… ESET

Empresas

Viajes con la familia, vista espectaculares desde la oficina, fisioterapeuta o café y tentempiés gratuitos son sólo unos pocos de los beneficios de trabajar en ESET. Fotogalería

Especial desde Bratislava

“¿Conoces a alguien con talento?”, bromeaba durante la comida que directivos de ESET mantuvieron con algunos periodistas españoles en Bratislava uno de sus ejecutivos. “Dile que me mande el curriculum”.

ESET, la compañía de seguridad eslovaca, tiene 700 empleados en todo el mundo y sigue creciendo. En sus cuarteles generales en la capital de Eslovaquia han aumentado su plantilla en 180 personas en únicamente dos años y han ampliado el espacio que ocupan en una torre de oficinas en la que comparten con algunas majors como Telefónica unas bastante espectaculares sobre el Danubio y la ciudad antigua.

Bratislava desde las oficinas de ESET

En Bratislava, ESET cuenta con los departamentos clásicos de los cuarteles generales corporativos. Su CEO está basado en la ciudad, así como departamentos como marketing o similares.

Además, en la ciudad centroeuropea, la firma cuenta con uno de sus centros de investigación, en los que analizan “que está pasando” para encontrar y neutralizar las amenazas de seguridad a las que se enfrentan los usuarios de sus antivirus. Los trabajadores de esta división se concentran en una sala rebautizada como Houston, por su semejanza con la popular sala de control de la NASA.

Sala Houston, en las oficinas centrales de ESET en Bratislava

Allí, los expertos en seguridad de la compañía trabajan con dos equipos estanco: uno esta ‘limpio’ y les permite acceder a las habituales funciones que todos tienen en sus puestos de trabajo. El otro es el equipo desde el que se trabaja directamente con el malware y es como un  cajón de infecciones en el que todo vale.

La sala está presidida por tres inmensas pantallas en las que en tiempo real se va señalando el ‘éxito’ de infección, la actividad de actualización del antivirus por parte de los usuarios o las últimas incidencias en el mundo del malware.

La plantilla es prácticamente en su totalidad masculina. Una única ingeniera forma parte de la fuerza laboral de ESET en Bratislava, aunque no porque la firma no esté entusiasmada ante la llegada de personal femenino. Fichar a ingenieros especializados en Eslovaquia ya es complicado: fichar a ingenieras es todo un reto.

“En Eslovaquia todo el mundo quiere trabajar en ESET”, explica una de las directivas de la firma. La compañía es la única empresa del país que es realmente global sin dejar de ser eslovaca (lo es el 100% de su capital) y ha sido nombrada durante tres años consecutivos la mejor firma para trabajar del país. Aún así, encontrar perfiles tan especializados en un país de poco más de 5 millones de habitantes puede resultar especialmente complicado, así que ESET importa talento de los países vecinos y es muy activa a la hora de fichar a potenciales talentos en la universidad. “ESET siempre da prioridad a estudiantes para formar parte de la compañía y formarse a la vez que trabajan para crecer profesionalmente dentro de la empresa”, nos explican.

Una vez dentro de la compañía, las posibilidades de ascenso son muy elevadas, porque se intenta promocionar a la ‘cantera’. De hecho, su actual CEO, Richard Marko, empezó en la firma como becario a comienzos de los 90.

Las posibilidades de ascenso no son los únicos beneficios de los que disfrutan los trabajadores de ESET, que cuentan con horario flexible y otras medidas para potenciar la conciliación laboral, gimnasio, fisioterapeuta, clases de idiomas, zonas de ocio en las oficinas, cocinas en todas las plantas con refrescos, tentempiés o cafés gratuitos y vales descuento de comida en todos los restaurantes cercanos. Además, en la firma se realizan de forma habitual kick-offs y viajes y otras iniciativas para generar sentimiento de equipo. En algunos de estos viajes, los empleados se pueden llevar a sus familias.

Alcalá Data Center de Telefónica

Imagen 1 De 9

César Alierta, presidente de Telefónica, durante la inauguración oficial de las instalaciones.

En la firma se usa la videoconferencia para mantener el contacto entre las filiales y sus partners (la compañía funciona con distribuidores exclusivos, como sucede en España con Ontinet.com) y se permite a los trabajadores el teletrabajo. También hay una cultura de movilidad geográfica.

La media de edad de la plantilla es muy joven (24/25 años) y la compañía sigue captando talento. Buscan a personas “amantes de la tecnología”, con al menos dos idiomas (el inglés es el idioma oficial de comunicación de la firma) e innovadores.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor