Audi, Bang y Olufsen: el bueno, el feo y el malo

ComponentesWorkspace

Un día Audi iba por la calle y se encontró con Bang. Y Bang dijo: “tronco, tengo un colega que te tunea el coche y te lo deja que ni el de Alonso. Te mete unos tubarros nuevos, unos neones para que flote como el de Luk Skaiwolker y un condensador de fluzo en el

Un día Audi iba por la calle y se encontró con Bang. Y Bang dijo: “tronco, tengo un colega que te tunea el coche y te lo deja que ni el de Alonso. Te mete unos tubarros nuevos, unos neones para que flote como el de Luk Skaiwolker y un condensador de fluzo en el carburador que lo vas a flipar” y Audi, “¿y alerón con unas panteras negras?” y Bang, “pues claro, tronks, ¿por quién me tomas? Y por el mismo precio te pinta unas llamas en la tracción para subirle tres caballos de potencia” y claro, Audi, que es un fardón, “vale, si me instala también unas etapas, el loro MP3 y unos altavoces, vamos”. Y Audi y Bang se fueron a ver al colega, que se llamaba Olufsen, que le pilló su A8 y le instaló el nuevo Bang & Olufsen Advanced Sound System. Luego le contó a Audi que estos altavoces Beo4 “distribuirían” el sonido de manera “uniforme” por todo el coche gracias a las “lentes acústicas” en la parte de arriba del altavoz.

Entre nosotros, me creo más lo del condesador de fluzo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor