Backend as a Service, el último éxito del modelo XaaS

CloudGestión Cloud
2 13 No hay comentarios

José María Baquero, desarrollador web de Arsys enumera las ventajas del Backend as a Service, un modelo al que le augura un gran éxito.

El Cloud Computing ha supuesto para profesionales del sector y empresas una auténtica revolución. Una nueva manera de entender el desarrollo y las infraestructuras IT que ha popularizado los modelos XaaS (cualquier cosa as a Service).

IaaS (Infrastructure as a Service), PaaS (Platform as a Service) o SaaS (Software as a Service) son, sin duda, los modelos más populares. Pero no podemos olvidar que este tipo de soluciones, flexibles y basadas en el pago por uso de los recursos, ha abierto otras muchas opciones para que desarrolladores y startups puedan acortar tiempos de trabajo. Demostrado ya su valor en todas estas vertientes, y dada la flexibilidad del modelo “as a Service”, el modo Cloud se ha extendido también hacia el backend. Una de las tendencias que más está creciendo en los últimos meses es el BaaS (Backend as a Service).

El Backend as a Service nos permite disponer de manera prácticamente automática de la plataforma que necesitamos en modo Cloud y ahorrar en muchas de las tareas de programación del lado del servidor. Ahora, podremos sustituir el backend tradicional por un servicio siempre preparado y 100% accesible para que las interfaces hagan llegar los datos a cualquier frontend.

El paradigma de estas soluciones se basa en sustituir la programación por la configuración. Es decir, en lugar de escribir las líneas de código para resolver las necesidades de backend, optamos por configurar el servicio en la Nube para que opere conforme a nuestras necesidades. Como mejor opción para este modo de trabajar, usaremos Servidores Cloud, con sublenguajes o modelos de programación como REST y apoyándonos en las Bases de Datos como un servicio en la Nube.

Estos sistemas ofrecen, además, paquetes sencillos, listos para usar y que resuelven algunas de las tareas más recurrentes en lo que al backend se refiere. Entre ellas, autenticación con login tradicional o login social, almacenamiento de datos, compartición en tiempo real, envío de correo o notificaciones push.

Gracias a los sistemas BaaS, obtenemos ventajas como la rapidez de aprovisionamiento (no necesitamos contratar servidores, instalar software, bases de datos, configurar máquinas…), rapidez de desarrollo (nos ahorramos la tarea de programar muchos de los sistemas que se necesitan para una aplicación web), seguridad (ofrecen soluciones para autenticar usuarios y herramientas para que éstos tengan su información privada) y eliminan la necesidad de programar todas las capas, por lo que podemos centrarnos en otras partes del desarrollo.

Otra de las ventajas de estas soluciones se basa en el soporte a cualquier tipo de desarrollo focalizado en plataformas web (Javascript), iOS, Android, Windows y REST para el acceso desde otros backends. Algunos ejemplos de servicios populares son Firebase, Parse, Backendless o Backand. Gracias a ellos, podemos compartir datos de una plataforma a otra, haciendo que los datos que se escriben en el backend se trasladen a cualquier cliente conectado en la aplicación.

Además, el Backend as a Service nos facilita mucho las tareas de cara a trabajar con un único backend para distintos frontales (escritorio y sistemas operativos, dispositivos móviles, aplicativos, etc.). Esta forma de trabajar nos obligará a cambiar algunas costumbres y arquitectura de las aplicaciones, pero será el mejor marco para abarcar todo tipo de proyectos, especialmente si se trata de proyectos de cierta envergadura. De este modo, tendremos un backend único que devuelve datos en crudo sobre lenguajes de intercambio como XML o el versátil JSON, evitando generar salidas específicas para cada plataforma, ahorrando tantos quebraderos de cabeza como recursos económicos y humanos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor