Ballmer no está enfadado por los huevazos recibidos en Hungría

Empresas
0 0 27 comentarios

El presidente de Microsoft, Steve Ballmer, ha querido quitar importancia a la “lluvia” de huevos que recibió el lunes en Budapest. Incluso ha bromeado con el asunto diciendo que “no le sientan bien”.

Lo primero que pensó Ballmer cuando un estudiante húngaro la emprendió a huevazos con él fue que ante todo tenía que mantener limpia la chaqueta. El estudiante tiró tres huevos al directivo de la mayor fabricante de software del mundo mientras daba una conferencia en la capital húngara.

Ballmer comentó ayer que se le dijo después que el estudiante estaba enfadado por un acuerdo al que había llegado el gobierno húngaro y en el que Microsoft ni siquiera había participado.

“Pensé que era una broma…quizás una travesura, una especie de teatrillo universitario. Después oí un sonido y…¡zas! Miré la pantalla que tenía junto a mí y pensé “vaya, tengo un problema””, dijo Ballmer el jueves en Chequia. “Pensé que tenía que mantener limpia mi chaqueta porque la mancha de huevos no sale fácilmente”.

El vídeo con las imágenes ha circulado rápidamente por Internet. Después de los tres huevos recibidos, Ballmer siguió dando la conferencia. “Ah sí, me dijo adiós cuando salía, y yo le dije también adiós”, bromeó.

No es la primera vez que un ejecutivo de Microsoft es el objetivo de un ataque alimentario. Bill Gates recibió un tartazo en 1999.

vINQulos
Reuters
El presidente de Microsoft recibe una lluvia de huevos en Budapest

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor