¿Baterías que se cargan en 10 minutos? Ahora es posible

InnovaciónInvestigación y Desarrollo

Investigadores californianos han conseguido desarrollar una batería de iones de litio que utiliza nanopartículas de silicio poroso y multiplica por tres la capacidad energética de los modelos actuales.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Carolina del Sur (USC) ha conseguido desarrollar una batería de iones de litio que utiliza nanopartículas de silicio poroso en vez de los ánodos de grafito tradicionales.

¿El resultado? Un diseño más barato e irrompible con rendimiento superior, capaz de multiplicar por tres la capacidad energética de los modelos actualmente disponibles en el mercado, de recargarse en cuestión de 10 minutos y de admitir procesos de producción en masa.

La única desventaja es que sólo dura 200 ciclos de carga en comparación con el medio millar de ciclos de las baterías basadas en grafito y de los sorprendentes 2.000 ciclos alcanzados anteriormente por otro diseño del mismo grupo de científicos, que utilizaba nanocables como base.

Ahora la meta es encontrar un nuevo material para el cátodo compatible con el silicio a nivel nanométrico y con el que se pueda crear una batería completamente actualizada. Mientras que un desarrollo más profundo de la elaboración de nanopartículas deberían impulsar la vida útil de la batería sin mayores problemas.

El producto resultante podría estar disponible a nivel comercial en el plazo de dos o tres años, soportando desde dispositivos del tamaño de un smartphone hasta máquinas de la potencia de un coche híbrido.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor