BEA-Oracle, una unión tan esperada como incierta

Empresas

De producirse la operación se apartaría del mercado uno de los pocos grandes fabricantes de ‘middleware’ independientes; Ellison decidirá entonces si combina o superpone AquaLogic a la tecnología Fusion.

En un intento por ampliar su número de adquisiciones relativas a grandes compañías de software, Oracle hizo pública la pasada semana, como ya anunció Silicon News, una oferta de compra por BEA Systems, como ya anunció Silicon News.
Aunque la primera reacción de BEA ha sido la de rechazar la propuesta por considerar los 6.700 millones de dólares ofrecidos por Oracle una cantidad insuficiente, si la compra se llegara a producir terminaría con largos rumores y especulaciones sobre el futuro de la firma que preside Alfred Chuang. Y es que BEA Systems es de las pocas -por no decir la única- compañía de tamaño considerable que opera de forma independiente en el segmento del ‘middleware’ o software de infraestructura, utilizado por las empresas como base para correr e integrar aplicaciones.
Debido a esta independencia y dedicación exclusiva, los analistas han comentado en numerosas ocasiones durante los dos últimos años que BEA podría ser un objetivo claro de compra por parte de tres gigantes tecnológicos: Oracle, IBM o HP.
Otros factores que indicaban esta posible compra responden a un ligero estancamiento en la comercialización de nuevas licencias y a la pública intención del millonario Carl Icahn -que posee un 13,2 por ciento del accionariado de BEA-, de que la compañía se pusiera a la venta.
Valor de mercado
La propuesta de compra de Oracle, efectuada el pasado 12 de octubre, suponía una sobrevaloración del 25 por ciento sobre el precio que las acciones de BEA alcanzaron ese mismo día. Sin embargo, una vez conocida la oferta, el valor en Bolsa de BEA aumentó más de un 30 por ciento, por lo que el precio final de la compañía podría incrementarse todavía más.
No obstante, la firma de Larry Ellison no parece dispuesta a ampliar significativamente este montante -tal vez sí ligeramente-, a pesar de que la p ropuesta de adquisición debe ser aprobada por el grueso de la cúpula directiva de BEA, una medida que tomó recientemente con el fin de blindarse frente a OPA’s hostiles.
 

 
El proceso se asemeja mucho al movimiento que llevó a Oracle a adquirir finalmente, en el año 2005, a su rival de software de aplicaciones PeopleSoft -quien a su vez había adquirido previamente la firma JD Edwards-, por nada menos que 10.000 millones de dólares. En esa ocasión, Oracle decidió aumentar su oferta por PeopleSoft varias veces, llegando incluso hasta los tribunales con el fin de desbloquear la también necesaria aprobación del cuadro de directivos de PeopleSoft para que la operación pudiera efectuarse finalmente.
Sea como fuere, Oracle continúa con su política de concentración en el apartado de software, con el fin de obtener un doble beneficio: adquirir tecnología y aplicaciones complementarias a las que ya tiene y ganar en número de clientes frente a sus tres grandes competidores en software: SAP, Microsoft e IBM.
Es así como en los últimos dos años Oracle ha adquirido nada menos que 36 compañías, siendo las más sonadas las compras de PeopleSoft, el gigante del CRM Siebel (en 2006 por 5.800 millones de dólares) e Hyperion como actor del segmento Business Intelligence (a comienzos del presente año y valorado en 3.300 millones de dólares).
Ya sea por adquirir tecnología o por crecer en base instalada de clientes, el segmento de software está viviendo un proceso de consolidación acelerado. A la par que Oracle, el gigante del almacenamiento EMC ha adquirido en los últimos años más de veinte empresas, entre las que se encuentran VMware, Documentum y RSA.
Por su parte, Symantec se fusionó con Veritas; HP ha comprado OpsWare, Neoware y Mercury Interactive, mientras IBM ha pujado por Ascential, MRO y FileNet en los dos últimos años. La propia BEA ha adquirido Fuego y Plumtree Software, entre otras, mientras SAP anunciaba recientemente su oferta de compra por Business Objects.
En este sentido, quizá el anuncio del gigante germano SAP relativo a la adquisición de Business Objects por 6.800 millones de dólares haya hecho que Oracle sacara a la palestra su oferta por BEA Systems.
 

 
Aunque SAP lleva un tiempo comprando pequeñas compañías que completan su oferta de software de aplicaciones (como YASU Technologies, anunciado hoy), hasta ahora no se había decantado por una operación de la envergadura de Business Objects, y parece que continuará en esta línea. Como eterno rival de Oracle en el segmento de aplicaciones de gestión para los negocios, también podría estar interesada en la tecnología de BEA, por lo que Ellison habría adelantado su envite.
Implicaciones tecnológicas
La solución estrella de BEA Systems -su ‘middleware’ WebLogic y AquaLogic-, compite con el propio de Oracle, por lo que, en caso de producirse la fusión, habría más de un solapamiento tecnológico. Oracle tendría entonces que decidir cuál de las dos plataformas permanece o bien combinar los mejores elementos de cada una.
Precisamente, los rumores sobre un posible incumplimiento de los objetivos de Oracle en cuanto a su ‘middleware’ sitúan a AquaLogic como la tecnología favorita. Debido a su fiebre compradora, Oracle dispone de una estrategia -Fusion Applications suite-, que pretende unir bajo el mismo paraguas tecnológico la clásica E-Business Suite de Oracle y toda la oferta de aplicaciones ERP, CRM, SCM o BI adquiridas.
Para ello, se basa en Fusion Middleware, un software que soportará todo este elenco de soluciones a partir de 2008. Sin embargo, algunos analistas opinan que Oracle anunciará un retraso de Fusion Applications de al menos un año en su próxima feria OpenWorld, a celebrar en noviembre.
No obstante, tampoco hay que olvidar que BEA Systems cuenta con una facturación anual cercana a los 1.400 millones de dólares, así como una importante base instalada de clientes especialmente importante en los segmentos de finanzas y telecomunicaciones.
 
 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor