Beneficios de la virtualización del escritorio en el marco de la migración a Windows 7 y 8

CloudVirtualización

Juan Miguel Haddad, director de virtualización del desktop para sur de Europa en Quest Software, ahora parte de Dell, nos propone algunos puntos a tener en cuenta a la hora de comenzar con la virtualización de escritorios.

La migración a Windows 7 y 8 supone una oportunidad para que las organizaciones entren en el mundo de la virtualización de desktop. Veamos por qué:

Reducción de costes

El despliegue de un nuevo sistema operativo siempre va a producir un impacto sobre el hardware, y la virtualización del desktop simplifica el proceso de actualización de los puestos de trabajo sin necesidad de gastar cantidades ingentes de dinero en sistemas nuevos. Las empresas irán utilizando cada vez más la tecnología de virtualización de desktop para poder obtener el máximo rendimiento de sus inversiones actuales, sobre todo cuando la aparición de un nuevo sistema operativo puede obligarles, en caso contrario, a ampliar o sustituir el hardware.

Un despliegue de software más sencillo

La virtualización del desktop simplifica de manera radical el despliegue de nuevos sistemas, sobre todo cuando se trata de un proceso de gran envergadura, como la que supone la migración al sistema operativo Windows 7. Permite además una sustitución gradual del hardware de usuario final y clientes de red, y también de una amplia gama de dispositivos de acceso a la red y los servicios.

La migración a desktops virtuales puede reducir drásticamente el tiempo necesario para restaurar plenamente el servicio, de manera segura y precisa. Y aún más importante es (por lo menos desde el punto de vista de TI), la facilidad con la que se recupera y verifica la productividad del sistema de escritorio.

Mayor nivel de seguridad

La seguridad es otros de los aspectos de TI que se pueden simplificar enormemente con la virtualización de desktop. La primera reflexión que cabe hacerse es que el control, el despliegue y la validación de un número cada vez mayor de parches de seguridad está aumentando progresivamente la complejidad de la gestión de las infraestructuras de desktop físico, algo que es infinitamente más sencillo en el caso de los desktops virtuales. Además, la virtualización de desktop permite a las organizaciones sacar los datos sensibles de la compañía fuera de los equipos de usuario final, que son puntos vulnerables y donde las actividades de los propios usuarios no siempre se ajustan a las políticas internas de las organizaciones en términos de gestión de la identidad, protección frente al malware y accesos a sitios Web ajenos a la empresa y potencialmente inseguros.

JuanMiguel Haddad 02
Juan Miguel Haddad es director de virtualización del desktop para el sur de Europa en Quest Software, ahora parte de Dell

Soporte para oficinas remotas y empleados en movilidad

No cabe duda de que cada vez son más los empleados que trabajan desde ubicaciones fuera de las sedes y dependencias de sus empresas. Incluso las pequeñas empresas tratan de reducir sus costes de operación a base de ir sustituyendo los tradicionales gastos en ampliación de oficinas e instalaciones por entornos de teletrabajo, software de acceso remoto y redes privadas virtuales, de manera que puedan contratar a los empleados y conseguir que trabajen en su lugar de residencia, en vez de constreñirse al mercado laboral en el área geográfica donde está situada la oficina. Y desde luego, todas las empresas cuentan con personal de ventas que trabajan en la calle, que visitan a sus clientes actuales y potenciales y que para realizar su labor utilizan portátiles

Menor consumo de energía

Cada vez son más las empresas que identifican las “Tecnologías de Información verdes” como una iniciativa estratégica. Su objetivo consiste en reducir el nivel de emisiones de CO2 y ahorrar dinero en el consumo de energía y la refrigeración de los sistemas. Los desktops virtualizados consumen un pequeño porcentaje del consumo total que supone la plataforma de puestos de escritorio físicos. Por otro lado, menos equipos físicos de escritorio suponen menos servidores físicos también, lo que hace que el ahorro en consumo eléctrico sea significativamente mayor dado que los servidores son sistemas que requieren más electricidad y refrigeración.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor