BlackBerry 10, aplazado (una vez más) hasta nueva orden

EmpresasMercados FinancierosMovilidadProveedor de ServiciosProyectos

RIM ha vuelto a presentar pérdidas históricas en su Q1, lo que le obliga a despedir a otros 5.000 empleados y posponer el lanzamiento de sus smartphones con BB10 hasta 2013.

Puede que no quiera dividir su negocio de telefonía en dos, pero el actual plan empresarial de Research In Motion sigue sin dar sus frutos. Durante el anuncio de los resultados para el primer trimestre de su año fiscal 2013, el fabricante canadiense ha vuelto a reportar pérdidas históricas: 518 millones de dólares (o 0,99 dólares la acción) sobre unos ingresos totales de 2.800 millones.

Para poner estos números en perspectiva basta con revisar las cifras del Q4 de 2012, cuando RIM sufrió una pérdida neta de 125 millones de dólares (unos 0,24 dólares por título) e ingresó alrededor de 4.200 millones. Mientras tanto, los analistas de Wall Street esperaban que la atribulada compañía se quedase tan sólo en una pérdida de 0,03 dólares para ingresos de 3.100 millones.

Si esta diferencia de cálculos ya es preocupante de por sí, lo que ha puesto más nerviosos a los inversores durante las últimas horas ha sido la confirmación de un nuevo retraso de BlackBerry 10. El primer terminal gobernado por este sistema operativo, que tenía todas las bazas para convertirse en el salvador de RIM, iba a ser lanzado a finales de año. Ahora parece que la fecha más cercana para su debut es el primer trimestre de 2013.

¿El motivo? “Los equipos de desarrollo de RIM están trabajando sin descanso para garantizar la calidad y fiabilidad de la plataforma y yo no voy a poner en peligro el producto con una entrega precipitada”, se ha limitado a contestar el CEO de la firma de Ontario, Thorstein Heins.

Heins también ha señalado que durante los últimos tres meses se han vendido 7,8 millones de teléfonos BlackBerry y unas 260.000 unidades de tabletas PlayBook en todo el mundo, frente a los respectivos 11,1 millones y 500.000 ejemplares del trimestre anterior.

Por si esto fuera poco, se ha confirmado uno de los peores augurios: la plantilla de RIM se reducirá en otros 5.000 empleados. Estos recortes se sumarán a los que ya se están acometiendo en diferente secciones durante los últimos meses y, cuando terminen, supondrán un tijeretazo del 30% de la fuerza laboral de la compañía. Se espera que el plantel definitivo ronde los 11.500 trabajadores y que el ahorro en gastos operativos llegue a los 1.000 millones de dólares.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor