Bolsa Madrid: El Ibex 35 cierra en desastre

Empresas

El selectivo cae por debajo de mínimos de 2003 y clausura la jornada con 7.025,90 puntos y una desaceleración del -4,51%.

Nuevamente, tragedia en el parqué madrileño: el Ibex 35 ha cerrado la jornada con una desaceleración que le ha llevado a registros mínimos y que lo ha posicionado por debajo de resultados que no se habían visto desde 2003. La bajada de intereses en la Eurozona no han sentado nada bien al selectivo, que se ha acercado demasiado peligrosamente a la barrera de los 7.000.
El jueves se ha cerrado, por tanto, en mínimos: 7.025,90 puntos y una desaceleración del -4,51%, de la que ningún valor ha sido capaz de escapar, más allá de la excepción de Unión Fenosa y Endesa, que la primera por la mínima y la segunda con holgura han conseguido mantenerse en el verde, mientras algunos valores perdían por encima de los diez puntos porcentuales.
La bolsa madrileña no ha conseguido remontar los malos resultados de media jornada y no ha sabido transponerse a las malas noticias.
Los valores TIC del referencial no se han mantenido al margen de los malos resultados del tablero de referencia: Telefónica es la menos castigada, con un 2,03% de pérdidas. Indra se lleva la peor parte, aunque la diferencia es mínima. 2,35% de crecimiento negativo ha sido el valor de cierre del título de la tecnológica.
Los malos resultados han contagiado al continuo, que repite el esquema de la media jornada. La operadora Jazztel es el único valor de las nuevas tecnologías que mantiene las subidas, cerrando en +5,88 y 18 céntimos título y aguantando el tirón desde el mediodía. El resto de empresas se han visto arrastradas al rojo.
De hecho, el índice de telecomunicaciones ha cerrado en pérdidas, a pesar del buen día de Jazztel, lastrado por su valor cabeza, Telefónica, y ayudado por Avanzit, con una caída espectacular que le ha llevado a perder un 8,08%.
En el mercado del software y la electrónica, ningún valor ha cerrado haciéndose tanta sangre, aunque las pérdidas fueron la tónica. El índice sectorial pierde en cierre un 2,39%. A las pérdidas de Indra se suman las de Amper (-2,64%) y Tecnocom (-2,73%).
La jornada de mañana se presenta complicada. Ni en los peores días de 2008 el selectivo perdió los 7.000: la apertura de mañana podría implicar un cambio de suelo en el referencial. Un rebote se hace necesario para evitar la tragedia bursátil.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor