Bruselas quiere multar a Microsoft con 1.500 millones de euros adicionales

Software

Microsoft reafirmó recientemente su compromiso con los estándares abiertos, la portabilidad de los datos y la colaboración con la comunidad del código abierto, pero la Unión Europea quiere ver pruebas sólidas y no sólo palabras, por lo que sigue dispuesta a multarla.

Febrero no ha sido un buen mes en lo que se refiere a las relaciones entre Microsoft y la Unión Europea. A principios de mes, Bruselas anunciaba sus intenciones de investigar la conducta de Microsoft en sus intentos por obtener la vía corta para la aprobación del OOXML. Las dos macro organizaciones se han dicho algunas palabras sobre hasta qué punto Microsoft está decidida a preservar y alcanzar la interoperabilidad.

Los tímidos cambios mostrados por Microsoft en la prensa, no parecen ser suficientes para los reguladores comunitarios. Bruselas prepara una multa de 1.500 millones de euros para el gigante del software, incluso aunque haya comprobado que la compañía cumple ahora a pies juntillas lo que se le dijo en 2004.

Microsoft sabía de la existencia de esta multa en enero, por lo que la noticia no se ha notado en la Bolsa, pero la medida es un signo de lo en serio que se está tomando la Unión Europea el hacer que Microsoft se arrodille. La multa no tiene que ver con las investigaciones que siguen en curso. Tiene que ver con que Microsoft no haya sabido estar a la altura de los compromisos que adquirió en 2004.

Microsoft podría apelar la multa, pero esto no le serviría de mucho. La Unión Europea seguiría investigando a la compañía para ver si los productos Office 2007, .NET y otros son interoperables de verdad, y continuaría con la denuncia de Opera sobre una competencia desleal en el mercado de los navegadores.

vINQulos
Ars Technica

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor