Bull se olvida de Portugal y quiere comprar la española Siconet

Empresas

La compañía informática ha anunciado la venta de su filial portuguesa a GFI
Informática y la posible compra de la empresa de servicios informáticos española
Siconet.

El especialista de la informática profesional,
Bull, ha anunciado la cesión de su filial
portuguesa a GFI Informatique, aunque no ha
especificado la cantidad total que supondrá la transacción. Asimismo, la
compañía ha hecho pública su intención de adquirir la sociedad de servicios
informáticos española
Siconet.

?Estas transacciones trasladan nuestra voluntad de desarrollar de forma
agresiva nuestras actividades de servicios en segmentos específicos y en
mercados portadores?, ha declarado Didier Lamouche, director general de Bull.

Así, Bull Portugal ha desarrollado con éxito su actividad, pero ésta ha
dejado de estar en línea con las prioridades estratégicas del grupo según ha
informado el periódico económico y financiero
La
Tribune
.

Por otro lado, Bull cuenta con ?la contribución de Siconet?, con la que
habría firmado un acuerdo preliminar, para aumentar todavía más su ?potencial de
crecimiento en España, un país clave de crecimiento para Bull?, según ha
indicado Lamouche.

La empresa española, alcanzó una cifra de negocios de 17,8 millones de euros
en 2006 y logró un resultado operativo corriente de un millón de euros, mientras
que Bull España ha registrado ventas de 82 millones en el mismo período.

Nuevas contrataciones
Esta noticia coincide con el reciente anuncio hecho por Bull sobre su intención
de contratar por primera vez después de cinco años nuevos empleados para la
compañía. Concretamente serán 1.000 ingenieros de los cuales 400 se instalarán
en Francia.

Por otro lado, la compañía también anunció su intención de orientarse hacia
los servicios. Según informó el periódico La Tribune, el objetivo de Bull es
?dedicar el 50% de su actividad a su división de servicios frente al 33% que
dedica hoy en día ?.

Así, para llegar a este objetivo, la compañía precisa la contratación de esos
1.000 nuevos ingenieros. Esta operación es, sin duda, muy importante para el
fabricante y diseñador informático, ya que no había realizado ninguna campaña de
contratación desde el año 2002.

De hecho, hay que recordar que en 1989 Bull contaba en sus filas con no menos
de 47.000 personas y según las cifras comunicadas por el grupo, en 2002 sus
efectivos eran de 8.351 personas.

No obstante, en el año 2006, sus efectivos habían descendido hasta los 7.178
empleados, de los cuáles, 2.726 trabajaban para la división ?productos y otros?,
3.198 en la división de Servicios, mientras que 1.254 estaban especializados en
el mantenimiento.

La transformación del grupo, o más bien, su nueva reorientación hacia los
servicios, se explica por el resultado mediocre que la compañía obtuvo el pasado
año 2006, a excepción de su división de Servicios, cuya cifra de negocios creció
un 12% y ha progresado un 18% en el primer trimestre del ejercicio fiscal de
2007.

La contratación masiva prevista por Bull no va a ser sencilla, puesto que
actualmente el sector informático hace frente a una cierta escasez de mano de
obra.

Por otro lado, la compañía tiene prevista una segunda medida a nivel interno,
que consistirá en la reorganización del personal ya existente. Así, no menos de
200 personas serán desplegadas en Ile de France. Aunque ?Esta medida ha sido
tomada con un cierto escepticismo interno? según ha informado el periódico
económico y financiero La Tribune.

De hecho, sólo un tercio de los empleados afectados han aceptado su
recolocación. Si se cumplen las previsiones de Bull, el plan de transformación
debería finalizar el primer trimestre del 2008.

Fuente
original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor