Carl Icahn: ¿vencedor o vencido?

Empresas

El inversor consigue una plaza en la directiva de Yahoo! en un intento por eliminar la tensión entre las dos fuerzas que intentan hacerse con el control de la empresa

Parecía abocado a convertirse en el culebrón informativo del verano, pero ayer la dirección de Yahoo! y el inversor multimillonario Carl Icahn decidieron poner punto y final a una historia que venía de largo.
El pulso entre la vieja guardia del buscador y el rico empresario quedó en tablas gracias a un acuerdo entre unos y otros. Icahn entrará en la directiva del portal, cuya junta se ampliará a 11 representantes para dar cabida al millonario. Y, a cambio, éste abandonará sus planes para hacerse con el control total de la dirección.
¿Ha vencido o ha sido vencido Carl Icahn? Las aspiraciones del inversor eran mucho más altas que las conseguidas. De hecho, aspiraba a alcanzar el control absoluto de la compañía para así negociar a gusto la venta a Microsoft de la firma.
La fusión con el gigante del software es, prácticamente desde que Icahn se hizo con el 5 por ciento de la empresa, una auténtica obsesión para el accionista. Los de Redmond han encontrado siempre en él a un aliado que secundó y apoyó todas sus ofertas y estrategias.
A pesar de las reiteradas acusaciones por parte de Yang de que todas y cada una de las ofertas de Microsoft buscaban ya no sólo hacerse con el portal a precio de saldo sino también desestabilizar la empresa para debilitarla, Icahn siempre se mantuvo fiel a la enseña de Steve Ballmer.
¿Le facilitará las cosas su nueva posición? Aunque los efectos de la inclusión del millonario en la junta directiva aún son incalculables, es posible hacerse una idea de lo que supondrá para la empresa su nuevo cargo.
Por lo de pronto, el pacto entre unos y otros elimina la posibilidad de que la lista presentada por Icahn se haga con el control total de Yahoo! en la asamblea que el 1 de agosto reunirá a los accionistas de la firma para decidir quién tomará las riendas de la página en los próximos años.
Pero también abre la puerta del poder a Icahn, a quien nadie aseguraba que no fuese a salir malparado de una reunión a la que todas las partes llegaban con el armamento cargado y que, teniendo en cuenta la aparición de nuevas voces entre el accionariado, podría ser la llave para que surgiese una nueva junta de entre los directivos que se habían mantenido al margen de los dimes y diretes.
Situación difícil
Y es que la situación dista mucho de ser fácil. En los últimos meses, unos y otros han intercambiado acusaciones más o menos graves. Si Icahn buscaba únicamente desestabilizar la empresa, la vieja guardia quería exclusivamente preservar sus puestos de trabajo (de mando y bien pagados) sin importarles que el barco se hundiese o no.

 
Todos los altavoces han sido buenos para acusar a unos y otros, llegando el último ataque directo previo a la firma del armisticio del propio Yahoo!, que colgó un aviso a sus usuarios detallando todo lo malo que Icahn podría ser para el negocio.
Además del intercambio de acusaciones, del que nadie se libra, Yahoo! llega a la entente cordiale con un extremado desgaste entre los puestos de poder. Uno tras otro, los directivos del buscador fueron abandonando, dejando a Jerry Yang y Susan Decker solos ante el peligro.
Por su parte, Icahn acrecenta su fama de enfant terrible de las finanzas y se convierte en el inversor maldito del que toda empresa celosa de su independencia debería huir. Tras hacerse con el poder en Motorola y conseguir doblegar a los jefes de Yahoo!, las grandes deberían plantearse a cuál de ellas le ha llegado su hora.
Situación acuerdos
Y, sobre todo, la nueva situación abre un gran interrogante. ¿Qué pasará en el futuro inmediato, y no tan inmediato, con el buscador? ¿Será todo más fácil ahora para Microsoft a la hora de hacerse con Yahoo! o, por el contrario, el cambio de bando de Icahn eliminará a su valido más fiel?
Aunque, sobre todo, debería ser Google quien más se preocupase. Aunque Icahn reconoció que el acuerdo tenía “su mérito”, no parecía especialmente emocionado con el matrimonio publicitario con su principal rival. ¿Tendrá el gigante de la red que echarse a temblar?
Por lo de pronto, los inversores no parecer tenerlo muy claro y las acciones de Yahoo!, Microsoft y Google caían ayer en los mercados estadounidenses. El peor situado era sin duda el buscador, con unas pérdidas del 3,47 por ciento.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor