CeBIT 2008: Greenpeace critica al sector TIC

Empresas

La asociación en defensa del medio ambiente ha denunciado que las empresas emplean el término ‘tecnología verde’ como herramienta de marketing.

Hace un tiempo que las empresas van tomando conciencia con el respeto al medio ambiente y han comprendido que tomar medidas a este respecto está muy bien visto, tanto por parte de los profesionales, como de los usuarios particulares.
Greenpeace se ha acercado al CeBIT 2008 para comprobar si el discurso de las corporaciones se adecúa a sus acciones. La investigación llevada a cabo por estos defensores del medio ambiente, estudiando la capacidad de reciclaje de los productos, el consumo de electricidad y las sustancias utilizadas para su fabricación, ha concluido que sigue habiendo muchos productos que suponen una amenaza para la conservación del medio ambiente.
Según el análisis realizado por la organización, sólo dos productos responden a sus demandas: el Vaio 7Z11 y el PDA P1i, ambos fabricados por Sony. Si comparamos esta lista con todos los productos que hay en el mercado, muchos de los cuales se han anunciado como ecológicos o ‘verdes’ por su traducción literaria de la expresión inglesa ‘green’, parece que aún queda mucho por hacer.
Yannick Vicaire, responsable de división sobre tóxicos de Greenpeace, ha declarado que “estamos muy lejos aún de ver un producto realmente verde”. Acer y Apple no han querido prestarse al estudio, al igual que Nintendo y Microsoft, que en el último estudio suspendieron por ser las empresas más tóxicas.
Sin embargo, la existencia de un ‘pueblo informático verde’ en la feria ha sido destacado por Greenpeace ya que considera que, al menos, un esfuerzo se hace, a pesar de que Yannick Vicaire señala que el tema de la ecología se está convirtiendo en una estrategia de márketing cada vez más al servicio de la cifra de negocio de las empresas.
Un sondeo encargado por Fujitsu Siemens parece dar la razón a esta afirmación de Vicaire ya que se ha concluido que los compradores alemanes estarían dispuestos a dar hasta un 23 por ciento más del precio inicial por obtener un producto ecológico.
Fuente original.
 
 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor